TV3 y la zanahoria del medio natural

Hace ya muchos años que sigo y analizo ciertos programas de TV3. A veces, o a menudo según para quién, se hace crítica de un cierto «sectarismo», en relación con aspectos políticos. Pero, atención, también se puede hacer ideología o crear opinión mediante programas menos llamativos, polémicos o ideológicos, o que no son de prime time.

De hecho, incluso haciendo supuesta pedagogía se puede hacer ideología. En este sentido, TV3 es realmente una artista creando opinión sin tener que bajar a la manipulación burda y ostentosa de otras televisiones. Es esta sutileza jesuítica la que la hace más peligrosa.

En relación con el caso que nos ocupa, hace años que sigo programas que para otros analistas o críticos serían menores. Respecto a temáticas de medio ambiente y del cambio climático, en concreto. Hace años que analizo la tarea que hace el programa El Temps (que si ya era un habitual, mañana, mediodía y noche, con el 3/24 resulta omnipresente), y como lo ha ido modulando el impertérrito, vitalicio y risueño meteorólogo en jefe, que ha trascendido a siete gobiernos de la Generalitat. No todo el mundo puede decir lo mismo.

Después de un montón de años, el trabajo de relativización del cambio climático a través de El Temps se ha logrado con creces. Casi podríamos decir que El Temps está amortizado. Pero como resulta que el cambio climático y las problemáticas de medio ambiente aumentan y se aceleran, los ideólogos y editores de la casa también deben ser más imaginativos y creativos produciendo nuevos formatos o programación transversal, que vaya más allá de El Temps o de programas de divulgación «ambiental».

Susana Alonso

Sería el caso, y esto poco a poco nos llevará al hilo de este artículo, de una periodista de la «casa» que, lentamente, con programas naturalistas, reportajes locales y comarcales sobre temática animalista, conservacionista, paisajística, etc., y yendo ampliando poco a poco el foco, con apoyo de los editores, se ha ido creando un espacio y le han ido creando un producto, que hoy supera ya el nivel de creación de opinión que durante años ha tenido El Temps. Tanto es así que esta joven periodista, especializada en «medio ambiente», escribió sea o no por encargo y con patrocinio y gran difusión de la misma TV3, un libro divulgativo sobre cambio climático, que prácticamente ha contraprogramado uno de los mejores libros que, en mi opinión, se han publicado últimamente sobre el cambio climático en Cataluña: La emergencia climática en Cataluña: revolución o colapso. El autor es un periodista también, escritor, ecologista de primera hornada (hace 40 años), ex diputado y consultor ambiental es Santiago Vilanova.

Pero vamos al meollo de la cuestión. Hoy la gran plataforma de creación de opinión naturalista en TV3 es el programa Comarques. Por contraste, sustituyendo o no potenciando a los auténticos. Cabe recordar uno de los mejores programas de medio ambiente de TV3, que durante 22 años fue una referencia con premios europeos incluidos: Medi ambient. Se emitía justo antes del Telenotícies del mediodía y tenía una duración de ¡¡¡tres minutos!!! Al parecer, tres minutos eran demasiados para los poderes fácticos de la época (una época que perdura aún hoy). Un reconocimiento a su director, Xavier Duran. Queda claro, pues, que no es una maniobra orquestal de ahora, ya que viene de lejos, pero ahora hay que actualizar y modernizar, poner al día y tener más minutaje.

Los retos que tenemos encima sobre la descarbonización de la economía son tan enormes, y vamos tan atrasados, que la presión y las contradicciones hacen cada día más insoportable seguir manteniendo la ficción de que «vamos a salir de esta» (típico axioma de la casa) , sin pagar ningún precio (y es aquí hacia donde se dirige la creación de opinión), o sea, como siempre, «hacer ver que hacemos», ocultando lo que se debería hacer (y algunos hacen y hacemos, por cierto) . Asociar estas temáticas a medio ambiente es una falsificación y un secuestro del concepto de medio ambiente.

He insistido repetidamente sobre la tergiversación que el medio natural quede destacado e interpretado como medio ambiente, mientras el medio ambiente humano, la salud humana, la salud ambiental, el medio ambiente como derecho humano, etc., quedan relativizados. Por no hablar del aumento de las enfermedades y la mortalidad producidas por la contaminación (30.000 anuales en España). En muchos casos silenciadas o ignoradas. Y luego aparecen las enfermedades raras…

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario