La pandemia ha desmotivado y desmovilizado a los independentistas, según un infome del ICPS

La mayoría de los jóvenes entre 18 y 24 años son ahora contrarios a que Cataluña se separe de España mientras que un 41,8% de la población es partidaria de la independencia frente a un 51,3% que se opone a ella

La pandemia ha desmotivado y desmovilizado al sector favorable a la independencia de Cataluña. Así lo concluye el informe Cuando el proceso se encontró con la pandemia, realizado por el Instituto de Ciencias Políticas y Sociales (ICPS) de la Universidad Autónoma de Barcelona y que analiza los efectos de esta crisis sanitaria y social en la evolución del proceso independentista. «Estos efectos han consistido básicamente en una pérdida de la centralidad del proceso por el cambio en las prioridades sociales, y en una desmovilización y desmotivación políticas en que se mezclan las limitaciones derivadas de la pandemia, pero también cierta fatiga procesista», según las autoras del informe: Lucía Medina Lindo y Maria Freixanet Mateo.

El informe, que estudia los datos obtenidos en el Sondeo de Opinión de Cataluña del ICPS hecho en otoño de 2020, afirma que la pandemia es la principal responsable del cambio en las prioridades sociales y políticas de los catalanes. Este “impacto pandémico” se constata en la importancia atribuida a la independencia, que pasa del 74,4% en 2019 al 69% en 2020, o la que se da a esta cuestión a la hora de decidir qué partido se votará en unas elecciones al Parlament, que baja del 41,5% el 2019 al 30,6% el 2020.

La pérdida de centralidad del proceso como consecuencia de la pandemia afecta más a los independentistas que a los no independentistas. Por otra parte, según el informe, los no independentistas partían de un techo de movilización mucho más bajo. «Del 2019 al 2020, el interés por la política entre los independentistas decae 11,5 puntos porcentuales; el interés por la política catalana, 9,5 puntos; la frecuencia de discusión política fuera de la familia, 11,4 puntos; y la participación en iniciativas como ir a manifestaciones, llevar insignias, hacer donaciones o firmar peticiones, 9,1 puntos. Todas estas disminuciones son superiores a aquellas que experimentan los no independentistas», se lee en este estudio.

Esta evolución conlleva que el apoyo al independentismo se debilite. Así, en 2019, los no independentistas representaban el 48,2% de la ciudadanía y los independentistas, el 43,6%. El sondeo del ICPS de octubre del año pasado detectó que el porcentaje de los no independentistas había subido hasta el 51,3% mientras que el de independistas había caído al 41,5%. Prácticamente había una diferencia de diez puntos entre unos y otros. Esta primacía de los partidarios de que Cataluña continúe formando parte de España se da en todas las franjas de edad. El 52,4% de los jóvenes entre 18 y 24 años son contrarios a la independencia. Este porcentaje es del 49,6% con respecto a las personas entre 25 y 34 años, del 52,8% en el grupo de 50 a 64 años y del 55,4% en el grupo de más de 65 años. Sólo en el grupo de catalanes entre 35 y 49 se produce un empate entre los partidarios y los contrarios a la independencia.

Algunos independentistas han hecho circular la idea de que la independencia caerá como una fruta madura porque la juventud es partidaria de ella. El sondeo del ICPS desmonta esta tesis, lo cual no quiere decir que en un referéndum pueda ganar el Sí si buena parte de los contrarios a la separación no participan en el mismo. Otro dato interesante que recoge este informe es que aumenta el número de independentistas que no creen que la independencia se acabe logrando: Sólo lo cree el 9,1% de ellos.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides