La vergüenza del escándalo de las residencias

«¡Vergüenza! El escándalo de las residencias» (Editorial Planeta). Este es el título del libro que ha escrito Manuel Rico y que reconstruye lo que pasó en las residencias de ancianos durante los primeros meses de la pandemia en España. Calcula que murieron unas 30.000 personas.¿ Por culpa de la Covid-19? Sí. Pero hay muchas más culpas a repartir. Rico las investiga y pone nombres y apellidos. No sólo de personas sino también de empresas y fondos de inversión.

Nos explica este periodista, director de investigación de InfoLibre, que el 89% de las residencias están gestionadas por empresas privadas. Es evidente que cuando la salud, la dignidad y la calidad de vida de las personas mayores depende del interés de hacer negocio de los gestores y accionistas de estas empresas algo falla. Algo gordo.

Rico ha hecho una investigación enorme. Ha dedicado meses y meses a reclamar información y a buscarla en administraciones, registros y portales de Internet, además de hablar con muchos testimonios de primera línea. Hay datos que están al alcance de todos. Los protocolos que pusieron en marcha las comunidades de Madrid y Cataluña para que no se trasladase a los hospitales a la gente mayor que se contagió en las primeras semanas de la pandemia, por ejemplo. O la magnitud de los recortes al sistema sanitario y social que dejaron raquítica la atención a los mayores. Nombres y apellidos. Lo que decía. Pero hay datos y nombres que no sabemos y a los que Rico no ha podido acceder porque se esconden en los paraísos fiscales a los que van a parar parte de los beneficios de la explotación privada de la gestión residencial.

Si la profesión de periodista tiene sentido es por libros como este. El esfuerzo que ha dedicado Manuel Rico merece que os lo leáis. Lo cierra con 33 propuestas para mejorar el funcionamiento de la atención en las residencias y con la convicción de que siempre estamos a tiempo para conocer la verdad y de que se repare lo ocurrido. «Se lo debemos a las víctimas y sus familiares», dice.

¡Claro que sí!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario