“Ara mateix”

El independentismo y Pedro Sánchez coinciden al menos en la elección de un poema: «Ara mateix«, de Miquel Martí i Pol. Pero, cada uno lo agarra por donde mejor le conviene. Mientras los ‘indepes’ reivindican ese trozo que dice que “tot està per fer i tot és posible” (todo está por hacer y todo es posible), Sánchez se coge a un verso menos comprometido: «I som on som” (y estamos donde estamos). En verdad, los dos versos forman parte del mismo poema, pero la intencionalidad diverge. No sé si todo, pero seguro que queda mucho por hacer, lo que es más complicado es hacerlo posible. En todo caso, el quid de la cuestión sería cómo. Por otro lado, estamos donde estamos, seguro, incluso podríamos tratar de definir cómo hemos llegado aquí, pero lo que importa ahora es hacia dónde y cómo vamos.

Vamos a la prosa. Sea por convicción, visión estadística, estrategia electoral o por miedo a la enmienda europea, Sánchez ha indultado los presos independentistas. Soy de los que, abiertamente, celebro el gesto. Es más, pienso que éste llega tarde, dado que tengo la firme convicción de que los presos nunca deberían haber entrado en prisión. Sea como sea, de nada o poco sirve ahora lamentar el pasado. Así, aplaudo el presente. Hechos los matices, el de Sánchez ha sido un gesto valiente y necesario. Ahora, como era de esperar, le llueven las hostias. Los malos augurios le dibujan una derrota electoral sin paliativos. Es posible. Aún queda. Veremos. Sólo constatar que Sánchez es como los gatos, que suelen caer de pie.

La salida en tromba de los presos independentistas no disimulaba su alegría. Según revelan las imágenes de TV3, en el momento de la salida los presos se debaten entre salir con actitud de alegría o de funeral. Jordi Cuixart defiende la primera opción y Oriol Junqueras la segunda. Es Jordi Sànchez quien abre el fuego: «¿Qué? ¿Con expresión de alegría o no?»; Cuixart le responde rápido: «Hombre, claro. Es una victoria, es una victoria… ¿Qué tenemos que hacer, como si estuviéramos en un funeral?»; Junqueras diverge: «No, no, funeral, que entonces parece que nos alegramos de que haya muchos represaliados»; Cuixart insiste: «Victoria, victoria»; Junqueras también: «No, no, funeral, funeral». Y, vistas las imágenes y las palabras posteriores de unos y otros, ganó Cuixart. Y supongo que es lógico y humano que, después de tanto cautiverio, la alegría se acabe imponiendo. Después, los siete ex presos y las dos ex presas hablaron con toda libertad. Pesaba en sus discursos la necesidad de demostrar que los indultos no les habían silenciado. De hecho, como dice el poema, salieron a gritar “qui som” (quiénes somos), «i que tot el món ho escolti” (y que todo el mundo lo escuche). Los gritos han sido oídos e interpretados. A la derecha les sirve para entonar el «ya os lo decía» y a Sánchez le incomodan, pero también sabe que ya no hay marcha atrás.

¿Y “ara mateix” (ahora mismo), qué? Ahora mismo, mejor dejar de gritar y empezar a enraonar (hablar). Enraonar, qué verbo más bonito que en catalán quiere decir hablar y al mismo tiempo razonar. A la derecha le hace urticarias y a todos nos cuesta declinarlo. Pero, la política es justamente eso, hablar para intentar ponerse de acuerdo. El acuerdo es difícil, pero necesario. Si algo hemos aprendido a lo largo de estos años, o deberíamos haber aprendido, es que sin hablar las cosas no terminan bien. Y ya se sabe que, para llegar a un acuerdo, todos deberán hacer concesiones. Como decía el poeta rodenc: “I som on som; més val saber-ho i dir-ho/ i assentar els peus en terra i proclamar-nos/ hereus d’un temps de dubtes i renúncies/ en què els sorolls ofeguen les paraules/ i amb molts miralls mig estrafem la vida…” («y estamos donde estamos; más vale saberlo y decirlo/ fijar los pies en el suelo y proclamarnos/ herederos de un tiempo de renuncias/ en que el ruido ahoga las palabras/ y con espejos medio deformados la vida…).

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario