La voracidad urbanística que destroza Begur obliga a cerrar un camping histórico

Las molestias causadas por la construcción de 52 viviendas han hecho que los propietarios vendan el negocio y reclamen 240.000 euros al ayuntamiento

Tras tres años de soportar las molestias ocasionadas por las obras de construcción de 52 viviendas de la promoción Jardins de Sa Riera Living junto al camping El Maset, sus propietarios han decidido venderlo al tiempo que reclaman 240.000 euros al ayuntamiento de Begur (Girona) por daños y perjuicios. Esta promoción ha sido denunciada reiteradamente por los grupos ecologistas de Salvem la costa de Begur y la Plataforma Sos Costa Brava por diversas irregularidades urbanísticas y por el impacto ambiental brutal que supone. Los chalets de los Jardins de Sa Riera Living se están construyendo sobre una zona arbolada que ha desaparecido a pocos metros de la playa.

El Departamento de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat aprobó, a finales del año pasado, un nuevo Plan Director Urbanístico que suspendió algunos proyectos de urbanización en varias poblaciones de la Costa Brava. En Begur detuvo algunos pero autorizó otros, como los Jardins de Sa Riera Living. Las obras de esta promoción continuaron tan pronto se salió de la etapa de confinamiento absoluto en los primeros meses de la pandemia del covid-19.

El camping El Maset se inauguró en 1961 y constaba de 107 parcelas, doce apartamentos, doce mobil-homes, tres caravanas de alquiler, un parque infantil, piscina, zona de picnic, zona deportiva, sala con ordenadores, gimnasio y lavandería. Sus propietarios explican que El Maset era «nuestro sueño: amantes de la naturaleza, en medio de un bosque de pinos, moreras y acacias». El sueño, sin embargo, se convirtió en pesadilla cuando se arrancaron los árboles del terreno donde se tenían que levantar las 52 viviendas y comenzaron las obras de su construcción.

Juan Carlos García, hasta hace poco propietario del camping, explica que los clientes se quejaban del polvo, del ruido y de todo tipo de molestias que impedían disfrutar de las instalaciones, piscina incluida. Esto ha hecho que se anularan numerosas reservas y que muchos clientes habituales dejaran de utilizarlo. García se lamenta de que todas las denuncias que ha hecho llegar a lo largo de estos años al consistorio no han servido para nada. Los alcaldes de Begur -primero Joan Manuel Loureiro (ERC) y ahora Maite Selva (JxCat) – han aducido que no podían hacer nada porque si retiraban el permiso de obras a esa promoción tendrían que afrontar unas indemnizaciones demasiado elevadas para la capacidad económica del ayuntamiento.

Los propietarios de El Maset lo han vendido a una empresa que construirá en ese espacio un glamping, una oferta que mezcla glamour y camping, pero que tendrá que esperar todavía varios años para abrir las puertas porque mientras duren las obras de los Jardins de Sa Riera Living nadie querrá pasar ahí unos días. Con la venta de El Maset se pierde parte de la historia de Begur y Sa Riera, al igual que van desapareciendo espacios arbolados y paisajísticos que hacían este lugar uno de los más bonitos de la Costa Brava.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides