Graves acusaciones contra el presidente y el director general de la Federación Catalana de Fútbol

En una época de grandes dificultades para los clubes, debida a la pandemia, los maximos dirigentes cobran unos sueldos exorbitantes

Mar de fondo en la Federación Catalana de Fútbol (FCF). Tras la convulsa etapa protagonizada por Andreu Subíes, que ha acabado en los tribunales, la actual presidencia de Joan Soteras también es muy tormentosa y puede acabar con la presentación de una moción de censura en la próxima asamblea general.

Hay en discusión la mala gestión de la entidad, reflejada en el elevado sueldo que cobra el presidente -120.000 euros anuales-, pero, sobre todo, en la actuación del director general, José Miguel Calle, acusado de convertir la FCF en un chiringuito en beneficio propio. Así lo confirma un informe elaborado por la Policía Judicial del CNP, incorporado a las diligencias previas 1137/2020, que se siguen en el juzgado número 15 de Barcelona.

Según este informe, el director general de la FCF y sus familiares más directos habrían obtenido unos ingresos de 594.698,97 euros, entre los ejercicios de 2011-16. José Miguel Calle habría percibido 343.446,78 euros, de los que 160.883,68 euros corresponderían a conceptos poco claros.

Por otro lado, su esposa, M.Z.G., habría percibido 187.696,23 euros entre 2011 y 2013, de los que 169.461,65 corresponderían a abonos realizados por la FCF, cuando no ha trabajado nunca para esta entidad. También se habría beneficiado del pago de una sanción personal impuesta por la Seguridad Social por valor de 8.214,34 euros.

La policía reseña otro dato curioso: la madre del denunciado, la señora CEF, habría recibido 2.651 euros, cuando tenía 74 años, con un ingreso efectuado por el tesorero de la AE Sant Andreu de la Barca, de la que José Miguel Calle era vicepresidente.

Asimismo, las diligencias practicadas recogen que José Miguel Calle y su mujer se habrían beneficiado del pago de la defensa jurídica que la FCF puso a su disposición, ya que durante estos años fueron inspeccionados por la Seguridad Social y se demostró que cobraban irregularmente el subsidio de desempleo. Para taparlo, la FCF asumió dos facturas emitidas a nombre de José Miguel Calle por valor de 8.742,28 euros y otra emitida a nombre de M.Z.G. por importe de 1.461,38 euros.

Otra cuestión que está en el sumario 1137/2020 es que José Miguel Calle cobraba 85.000 euros brutos anuales de la FCF durante el año 2019, cuando fue contratado por la Federación Española (RFEF). Durante este mismo ejercicio, percibió 63.749,97 euros netos de la RFEF, pero en vez de reducirse el salario que cobraba en la FCF por su pérdida de dedicación, lo incrementó a 95.000 euros brutos anuales.

Lo mismo que ocurre actualmente: está cobrando unos 35.000 euros netos de la RFEF, como vicepresidente de Fútbol Sala, mientras que de la FCF recibe, como director general, 125.000 euros brutos anuales. Y todo ello en plena pandemia y con los clubes arruinados.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides