Mercadona reduce el consumo energético en 39,7 millones de kWh durante el periodo 2019-2020

Paneles solares en la cubierta del almacén para la venta online de Mercadona ubicado en la Zona Franca de Barcelona

Mercadona, compañía de supermercados físicos y de venta en línea, ha seguido avanzando durante el 2019 y el 2020 en su Sistema de Gestión Ambiental para “seguir cuidando el planeta”. Durante estos dos años, después de haber vuelto a evaluar sus procesos y puesto en marcha nuevas medidas de sostenibilidad, ha reforzado el compromiso con el respeto por el medio ambiente, hecho que ha comportado una inversión de más de 90 millones de euros.

Como parte de su Modelo de Gestión Responsable, se asoció hace más de una década a la Red Española del Pacto Mundial de las Naciones Unidas, en que, junto con una veintena de organizaciones, forma parte de grupos de trabajo que promueven los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en la industria agroalimentaria, con la publicación de una Guía de Buenas Prácticas para el sector.

El Sistema de Gestión Ambiental de Mercadona basa sus actuaciones en la premisa fundamental de producir más con menos recursos, para lo cual identifica los impactos ambientales que genera su actividad y define objetivos y estrategias para reducirlos en cuatro áreas principales: logística sostenible, eficiencia energética, producción y consumo sostenibles, y reducción y gestión de residuos.


Logística sostenible

La compañía ha seguido revisando su logística e introduciendo mejoras que, en conjunto, han permitido optimizar estos procesos para hacerlos cada vez más sostenibles. Por eso, ha incorporado soluciones como, por ejemplo, el uso de combustibles menos contaminantes, mejoras en los equipos refrigerantes de los vehículos, renovación de la flota por estándares de motor más avanzados y eficientes, y repartos de última milla en cascos urbanos hechos por camiones con las normas de control de emisiones más restrictivas del mercado.

Además, ha seguido impulsando su Estrategia del Ocho con varias iniciativas combinadas que permiten mejorar el comportamiento ambiental de la flota, como por ejemplo la apuesta por las «compras sobre muelle», que reducen la huella de carbono; la implementación de la «logística inversa» para optimizar los trayectos de retorno, o el apoyo al ecodiseño de envases y embalajes, que optimiza el espacio de carga y evita «transportar aire».

Gracias a todo esto, y al esfuerzo constante del Departamento de Logística y de los proveedores Totaler, con los que colabora, al cierre del 2020 la compañía ha certificado importantes adelantos, tal como lo reflejan estos datos: el 99% de la flota responde al estándar de motor Euro VI, dispone ya de 103 camiones propulsados con gas natural (GNL y GNC), realiza logística silenciosa en horas valle en un total de 777 tiendas y ha logrado una tasa de llenado de camiones del 85%, a pesar de la complejidad de los cambios logísticos ocasionados por la pandemia.

Para impulsar todavía más el compromiso constante con la reducción del impacto de su actividad en el medio ambiente, el 2020 se ha adherido a la iniciativa internacional Lean & Green, promovida en España por AECOC. A consecuencia de esto, está trabajando en un Plan de Acción para la Reducción de Emisiones con que podrá certificar una reducción inicial del 20% de sus emisiones logísticas entre el 2015 y el 2019, a la cual sumará un 10% adicional el 2023.


Eficiencia energética

Mercadona también ha introducido mejoras importantes en el ámbito de la eficiencia energética, el segundo de los ejes de su Sistema de Gestión Ambiental. Concretamente, ha puesto en marcha un proyecto de medida exhaustiva, y en tiempo real, de los consumos energéticos de cada tienda, y está apostando también por la instalación de placas fotovoltaicas como fuente de energía renovable y de reducción de emisiones.

En este sentido, el 2020 la compañía ha instalado más de 1.400 paneles de células solares distribuidos en 8 centros en España y Portugal, iniciativa que le permite ahorrar un 15% de electricidad en cada uno de estos centros, y dispone de un total de 9.000 paneles solares activos, el equivalente a más de 600 kWp en placas fotovoltaicas.

Además, durante el 2019 y el 2020 ha seguido avanzando en la apuesta por las tiendas ecoeficientes por medio de la adaptación de la red de supermercados al nuevo Modelo de Tienda Ecoeficiente o «Tienda 8» (que es como la compañía las denomina internamente). Este esfuerzo le ha permitido cerrar el 2020 con un total de 1.020 «Tiendas 8», de las cuales 159 en Cataluña, que implican una reducción del 40% del consumo energético respecto de una tienda convencional.

Gracias a todo esto, Mercadona ha reducido su consumo eléctrico en 39,7 millones de kWh durante este periodo, con unas tasas de consumo por m³ de mercancía que llega a la tienda de 57,6 y 58,5 kWh el 2020 y el 2019, respectivamente, frente a los 61,5 kWh del 2017. Además, ha seguido trabajando en otras iniciativas verdes, como en la instalación de 1.433 puntos de recarga para vehículos eléctricos en los parkings o en la prevención y el control de escapes de gases refrigerantes, con mejoras muy relevantes en la evolución de las emisiones ocasionadas por estos escapes, que han pasado del 14,3% en 2017 al 6,93% y 5,61% el 2019 y el 2020, respectivamente.


Gestión de residuos y reducción del plástico: la Estrategia 6.25

Consciente de las oportunidades que se derivan de la buena gestión de los residuos y de la incidencia que esto tiene en la sostenibilidad del planeta, desde hace años Mercadona centra todos los esfuerzos en la reducción y en los pilares de la economía circular como estrategia principal.

Para lo cual, además de reforzar sus sistemas ya consolidados de reutilización y reciclaje de envases comerciales, en 2020 ha puesto en marcha la llamada Estrategia 6.25, que incluye seis acciones dirigidas en la reducción del uso de plástico y a la gestión responsable de su residuo para conseguir el 2025 un triple objetivo: reducir un 25% de plástico en sus envases, que todos los envases de plástico sean reciclables y reciclar todo su residuo plástico.

Con este objetivo, ya ha eliminado las bolsas de plástico desechable en todas las secciones, así como el menaje de plástico desechable, que ha sustituido por menaje sostenible. En los próximos cinco años, reducirá el plástico de los envases de marca propia con la colaboración de sus proveedores y proporcionará información a los «Jefes» (clientes) sobre reciclaje para impulsar y facilitar la separación de residuos tanto en las tiendas como en los hogares.

Solo el 2020, estas medidas han permitido reciclar hasta 3.000 toneladas de plástico para elaborar bolsas reutilizables o conseguir un ahorro de más de 180.000 toneladas al año de materiales desechables.

Mercadona invertirá 140 millones de euros hasta el 2025 en la ejecución de la Estrategia 6.25 y la consecución de todos los compromisos que implica, además de transformar todos los supermercados de la cadena en Tienda 6.25 el 2021.


Comprometidos con el entorno y la producción sostenible

Además de todo esto, dentro de la reducción del derroche como estrategia también se incluyen otras iniciativas, como la donación de productos aptos para el consumo, que el 2020 ha permitido a Mercadona colaborar con más de 290 comedores sociales, 60 bancos de alimentos y otras entidades sociales, a las cuales ha dado, en conjunto, un total de 17.000 toneladas de productos tanto en España como Portugal, de las cuales más de 3.000 en Cataluña.

Paralelamente, la compañía ha seguido reforzando los vínculos con la sociedad por medio de la puesta en marcha de  otros proyectos que fomentan un modelo de producción y consumo más sostenible. Es el caso, por ejemplo, de la creación de la Cátedra Mercadona de Economía Circular con la UPF-BSM o de las políticas de bienestar animal que impulsa.

En este sentido, destaca la adhesión de los proveedores al Plan Nacional de Resistencia a los Antibióticos, así como las diferentes certificaciones de que disponen. La totalidad de los proveedores de acuicultura, por ejemplo, están certificados en buenas prácticas de sostenibilidad y bienestar animal, y el 100% de los proveedores de agricultura están adheridos a Global GAP, norma voluntaria para asegurar la inocuidad alimentaria y la sostenibilidad en explotaciones agrícolas.

Dentro del compromiso de compartir con la sociedad parte de todo lo que recibe, Mercadona integra el Plan de Responsabilidad Social en el día a día de su actividad, atendiendo el componente social y ético a través de diferentes líneas de actuación sostenibles que refuerzan la apuesta por el crecimiento compartido.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides