Marruecos critica que España no acepte el separatismo catalán y fomente el del Sáhara

El presidente Sánchez denuncia que es inaceptable atacar las fronteras españolas por desavenencias políticas

La crisis de relaciones entre España y Marruecos ha subido en intensidad después de que este lunes el Ministerio de Exteriores marroquí haya emitido un comunicado en el cual le dice en el gobierno español que «no podemos luchar contra el separatismo en casa y fomentarlo en casa del vecino», en referencia a la postura española de defender el referéndum sobre la autodeterminación del Sáhara Occidental, que está reconocido por las Naciones Unidas.

En este contexto, la nota de Marruecos recuerda que durante «la crisis catalana» Marruecos «no optó por la neutralidad» y «fue uno de los primeros en ponerse junto a la integridad territorial y la unidad nacional de su vecino del norte de forma clara y contundente». El Ministerio de Exteriores marroquí apunta que las actuales desavenencias entre España y Marruecos no responden al hecho de que el líder del Frente Polisario, Brahim Gali, esté siendo atendido en un hospital de Logroño.

Marruecos dice que «el fondo de la crisis» con España responde a «segundas intenciones hostiles de España respecto al Sáhara», añadiendo que «la crisis no está limitada al asunto de un hombre», en referencia a Gali, y que esta crisis de relaciones bilaterales «no empieza con su llegada ni acabará con su partida» de territorio español.

El presidente del gobierno central, Pedro Sánchez, ha respondido las declaraciones del gobierno de Marruecos afirmando que «si lo que se está diciendo por parte del ministro de Asuntos Exteriores marroquí es que ha utilizado la inmigración, es decir, el asalto a las fronteras españolas por parte de más de 10.000 marroquíes en 48 horas, por desavenencias en política exterior, a mí me parece inaceptable y por tanto rechazo estas declaraciones».

La escalada de declaraciones entre España y Marruecos coincide en el tiempo con las maniobras militares que nueve países están llevando a cabo en  Marruecos, entre los cuales están los Estados Unidos, . Se da la circunstancia que una de las últimas decisiones que tomó Donald Trump en el cargo de presidente norteamericano fue la de reconocer la soberanía del Marruecos en el territorio de la excolonia española del Sáhara, y como contrapartida Rabat, defensor de la causa palestina, tenía que establecer relaciones diplomáticas con Israel.

Según fuentes diplomáticas españolas, Marruecos se siente fuerte con la alianza con los Estados Unidos y pretende forzar a los principales países de la Unión Europea a que también reconozcan su autoridad sobre el Sáhara, y de aquí la presión de las últimas semanas a España.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides