Jordi Pujol escribió a mano una carta en 2001 en la que reconocía que tenía una cuenta secreta en Andorra

La Fiscalía ha incorporado a la acusación contra el clan familiar una comunicación del entonces presidente de la Generalitat a la Banca Reig

El 4 de mayo de 2001, Jordi Pujol, entonces presidente de la Generalitat, firmó una carta dirigida a la Banca Reig en la que reconocía que era el propietario de la cuenta corriente 63.810 de esta entidad. En esta carta, Pujol, que se presentaba como «propietario de la cuenta», pedía «que en caso de mi fallecimiento todo lo que haya en dicha cuenta debe pasar a la Sra. Marta Ferrusola i Lladós«. Este documento consta en el escrito de acusación de la Fiscalía Especial contra la Corrupción y la Criminalidad organizada, presentado el pasado 7 de mayo, por la investigación de ocultar dinero a Hacienda que afecta al clan familiar del expresidente.

Los abogados de la defensa del expresidente aducen que esta cuenta era propiedad del expresidente porque se lo pidió su hijo mayor, Jordi Pujol Ferrusola, para ocultar parte de su dinero a su esposa, Mercè Gironès, de quien se estaba divorciando. Este argumento se suma al de imputar el origen del dinero que la familia Pujol escondió en el extranjero durante muchos años en una deixa (legado) que habría hecho Florenci Pujol, padre del expresidente, a su hijo para que pudiera recurrir a ella si la situación política en Catalunya se complicaba. La defensa no ha aportado ningún documento que justifique la existencia de esta deixa y a la Fiscalía le choca la explicación de que Jordi Pujol creó la cuenta para esconder dinero de su primogénito. ¿Qué necesidad tenía Jordi Pujol Ferrusola de ocultar dinero a su esposa creándole una cuenta precisamente a su padre, que en ese momento era presidente de la Generalitat? ¿No habría sido más lógico colocarlo en las cuentas que tenían su madre o sus hermanos en Andorra?

El escrito de acusación de la fiscal Belén Suárez recoge también el documento entregado por Jordi Pujol Ferrusola a la Banca Reig, firmado en Andorra la Vella y con fecha del 21 de septiembre de 2000, en el que reconoce que es titular de la cuenta 63810 «con carácter estrictamente fiduciario, es decir por cuenta y en interés exclusivo de un tercero». «El real propietario de los bienes depositados en la cuenta bancaria referenciado es el señor Jordi Pujol Soley», explicita y añade que «quieran tomar nota de que, en caso de su fallecimiento, el saldo en él existente pase a favor de sus herederos, que, para poder ser informados de la situación de dicha cuenta y para poder disponer del saldo objeto del mismo, deberán comparecer personalmente cerca de sus oficinas y presentar el Certificado de su fallecimiento». La Banca Reig y el Banco Agrícola y Comercial de Andorra se fusionaron en 2001 y crearon una nueva entidad financiera, Andbank.

La cuenta a nombre de Jordi Pujol Soley, abierta aquel 21 de septiembre de 2000 se cerró el 30 de diciembre de 2010. Se abrió con un ingreso de 307 millones de pesetas. La fiscal detalla operaciones financieras que permitieron el ingreso de más dinero en esta cuenta, procedentes tanto de Andorra como de España. Como consecuencia de estas operaciones, la Fiscalía acusa a Jordi Pujol Soley de asociación ilícita y de blanqueo de capitales y le pide cuatro años de cárcel y una multa de 200 euros diarios durante 24 meses por el primer delito y cinco años de prisión y una multa en función del dinero que ocultó a Hacienda por el segundo. Además pide que se le inhabilite durante dos años. Jordi Pujol cumplirá 91 años el próximo 10 de junio.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides