¿Porque Cataluña compra la independencia?

Después de escuchar en un fórum a Cardenal, autor de La Telaraña, preguntarle a Jordi Canal, historiador: “¿Por qué un país tan progresista con tanto sentido común y un espíritu moderno, y europeo ¿compra la Independencia? Además de las respuestas que da Canal, acordes con su especialidad, dispongo de tres más, aplastantes apenas analizadas. Antes de exponerlas, debo recordar que esa “compra”, por suerte nunca fue mayoritaria. Hecha esta aclaración, vamos a los porqués concretos, de una compra tan sorprendente. Nadie cuestiona la inmersión lingüística; la identidad catalana de los que vivimos y trabajamos -nacidos y no nacidos aquí- es firme y arraigada. Tampoco nadie cuestiona la democracia, el derecho a decidir, tal como le respondí a mi amigo Josep, tras su pregunta, antes del 1 de octubre, “¿pero tu estarías en contra del derecho a decidir?”, “pues por supuesto que no, como voy a estar en contra”, le contesté. “Faltaría más”.

Lengua y derechos; son dos contextos en los que Cataluña coincide. Todos hubiéramos podido comprar esa propuesta, si no se hubiera pervertido desde la manipulación y el engaño. El “sagrado” derecho a decidir, resulta que muta en el derecho “a decidir lo que yo te diga”. En el referéndum (además de ilegal) la posición del No, que indiscutiblemente debe de contemplar cualquier referéndum, aquí brilla por su ausencia. ¿Como es posible? ¿Puede un gobierno, además de saltarse la legalidad, decantarse y fomentar una sola opción? Escocia no lo hace, pero Mas, y sus huestes sin duda, sí. Tras una nueva malversación de fondos en publicidad, exclusivamente, a favor del SI, le sigue ·”la pregunta clave”, inauditamente sesgada, según todos los cánones académicos, que, como especialista en demoscopia, he explicado múltiples veces en la facultad, pero ni mi asociación profesional, ni el área de comunicación de la Generalitat se inmuta ante mi aviso.

¿El Govern elegido en las urnas, puede perder el sentido de la representación universal? Quizás para lograr oficial (y forzadamente) la que es su firme expectativa de manipulacion. La respuesta es terroríficamente clara; para Mas y sus “secuaces” el SI tiene que ganar “a costa de lo que sea”. Si el referéndum ya era ilegal por anticonstitucional, influir descaradamente en el SI, era sencillamente un acto de deslealtad al país.

Me llega dolorosamente el recuerdo de un Pujol exultante arrogándose para sí, la ética, desde el balcón oficial, que ilusos todos asumimos orgullosos. Pero esta vez va a ser que no; los extraños “picnics” nocturnos en “todas” las escuelas públicas, previstas como colegios electorales el día 1, confirman lo que, para la historia, ya es un monumental complot contra la democracia. Urdido desde las ruinas de CIU, justo después de que (hoy ya lo sabemos) Oriol pierda su oportunidad dinástica. Ni el mago Pop habría superado tal super engaño a la audiencia.

“El mandato democrático que el pueblo da al govern”, era en realidad una patraña que el Govern pone en forma de anzuelo en manos de catalanes, quienes, obnubilados, o pican en masa, o bien optan por no cuestionarse lo que canta como una almeja. De ese caballo de troya no se han bajado y aun se rememora y reivindica el falaz mandato del 1-10. La emoción una vez más obnubila la razón. En ese día las 40 brechas abiertas por la policía “nacional”, se transforman en 400 terribles agresiones inexistentes, pero explotadas hasta el hastío, y que cierran con nota máxima de satisfacción la engañosa operación de compra llevada a cabo. Si repites muchas veces una mentira esta acabará haciéndose verdad. El engaño no ha hecho más que empezar; las arrolladoras y continuas diatribas secesionistas que siguen, no dan ocasión a los seguidores a pensar por sí mismos, y como en las sectas, la conciencia se pone en manos de los gurús de presos y fugados en un golpe de estado que un tibio 155 no elimina.

La segunda razón del “porque de la compra”, es rural, viene de antes, y tiene que ver con un Pujol carismático que de los 24 años de su presidencia, pasa 4 repartidos longitudinalmente, visitando la Cataluña profunda, la más noble, pero también la menos formada y por ello la más ingenua. Allí el “pequeño” President, con un perfil clon del típico tendero de la comarca, estrecha manos, charla, abraza, firma y “toca” (por que Pujol te tocaba y se quedaba con tu nombre, con el de tu pueblo y con tu éxtasis por él). En cada visita lleva mejoras para una necesitada Cataluña rural que (https://federalistesdesquerres.org/es/2020/06/ricard-cayuela-dalmau-90-anos-de-jordi-pujol-o-catalula-a-la-casilla-de-salida/) jamás, pase lo que pase, dejará de venerar, admirar su figura, y exonerarlo incluso de cualquier crimen del que se le pudiera acusar en el futuro. (dios no lo quiera) Estamos pues ante una preventa de matrícula de honor, de la que solo falla el heredero, pero esa jugada, nadie de a pie, se la imagina, así que Mas y Junqueras siguen con la malversación de fondos y sacan a la calle a casi dos millones de ingenuos y a la vez exultantes compatriotas, en autocares, primero en Barcelona, más tarde en Perpiñán, con billete y bocata pagado, al mejor estilo de las convocatorias franquistas.

El tercer motivo de compra tiene un nombre; “Jóvenes”, que vivían bien y jamás habían tenido una oportunidad épica, como la que le ofrece librarse del “opresor”. Nunca corrieron ante los grises, así que de pronto, encuentran un motivo de rebelión y lucha contra un enemigo imaginario. Adoctrinados y protegidos por el Govern, bien pertrechados y guiados por los cdr`s corren tras unos mossos incrédulos que soportan tibiamente como se quema la ciudad, sin órdenes de detención (“apreteu, apreteu”).

Tres razones pues aplastantes por las que una parte de Cataluña ha comprado la independencia; 1º el de preventa con Pujol, 2º el auto engaño del referéndum 3º los jóvenes encuentran un objetivo de vida. La guinda del pastel, la pone Pedro Sánchez y sus palmeros, justo cuando los desdichados independentistas de a pie empiezan, -histéricos y desesperados-, a comprender que el “procés” no es más que un burdo negocio mafioso, que ahora además entra en mortal confrontación interna. Un estado enloquecido promueve pasar de la inmersión a la supresión lingüística. Se sacrifica el castellano como lengua vehicular para mantener los apoyos nacionalistas que eviten el descalabro de “Moncloa”. El despropósito permite una comparación sociológica para los anales de la historia de Cataluña; del policía nacional de Franco que en los 60, te amenazaba con una hostia, si no le hablabas en cristiano, al comercio que medio siglo más tarde es escrachado, denunciado y acosado por atender en el idioma del “opresor”, sin que ni Gobierno ni Govern se inmuten.

Entenderán por qué la resistencia constitucionalista de quienes estamos libres de nacionalismo debe de ser tan persistente como la resistencia francesa, que logró, no sin esfuerzos y sacrificios, la expulsión de su país de los invasores nazis.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario