El Consell per la República Catalana es un cascarón vacío

El organismo que Puigdemont quiere que controle la Generalitat sólo incorpora asociaciones de segunda fila y no llega a los 100.000 miembros

JxCat ha intentado situar al Consell per la República Catalana (CRC) por encima del gobierno de la Generalitat en sus negociaciones con ERC como moneda de cambio para dar sus votos a Pere Aragonès e investirlo como presidente. El partido que preside Carles Puigdemont, que también preside el CRC, ha intentado hacer creer a sus interlocutores que este organismo tiene un gran apoyo popular y fuerza económica cuando en realidad es un cascarón vacío. Puigdemont dijo que el Consell per la República aspiraba a reunir un millón de afiliados. Después de meses de campañas de propaganda y de la creación de un carné de Identidad Digital Republicana (IDR) para intentar fichar más seguidores, la cifra que abre el portal de la entidad contabilizaba 97.315 este martes 11 de mayo.

En el apartado del portal del CRC que pide que se sumen las entidades que sintonicen con la iniciativa de la IDR sólo hay 20. «Si eres una entidad, fundación, asociación, empresa, federación, ONG, cooperativa o institución y quieres que tus miembros utilicen la Identitat Digital Republicana, ¡escríbenos!», se pide en este espacio. La sociedad civil catalana o no se ha enterado de esta opción o no está interesada en ella. Ha habido dos casos de entidades que han aparecido en este apartado y que después han exigido que las borraran porque las habían incluido sin su consentimiento: los supermercados Plusfresc y la Fundación de Animales de Compañía del Camp de Tarragona.

Quien sí se ha sumado desde el primer momento son cinco medios de comunicación vinculados a la causa independentista: Vilaweb, El Punt Avui, El Nacional, elMón y La República. Todos ellos mantienen en un lugar destacado la publicidad del Consell per la República y su IDR pero, por lo visto, el número de personas y empresas adeptas no acaba de arrancar. Tampoco han servido de mucho las llamadas a apuntarse que han hecho algunos de sus dirigentes, como Lluís Llach. Se han apuntado, eso sí, Petrolis independents, la empresa del número dos de JxCat por Barcelona en las últimas elecciones al Parlament, Joan Canadell, y dos clásicas del sector soberanista: Parlem telecom y Mutuacat. Jami Matamala, compañero de aventuras belgas de Carles Puigdemont, ha aportado su librería Les Voltes, y la nota exótica la ha puesto la agencia de emparejamientos GentComTu.

En los últimos días y para que no luzca tan vacío este apartado han aparecido los logos de algunas asociaciones independentistas, que no se sabe qué utilidad pueden dar al carné de Identitat Digital Republicana: Via Independència, Més Junts sempre anem més lluny, TB XB y el Ateneu d’Acció Cultural, que es una rama gerundense de la Plataforma per la Llengua, que también aparece con un logo aparte.

La poca actividad de este Consell per la República se constata en que las noticias de su portal se renuevan sólo cada cuatro o cinco días. La referencia más reciente a la IDR es una información que lleva fecha del 13 de abril que afirmaba que en menos de seis días se habían presentado más de 12.000 solicitudes de estas tarjetas. Un mes más tarde, no ha habido más noticias sobre la IDR y unas solicitudes que, por lo visto, llegan con cuentagotas. La última noticia que ha elaborado el consell que preside Puigdemont es el comunicado que hacía mención de su decepción por el anuncio de ERC que rompía las negociaciones con JxCat para formar gobierno. En esta comunicado reclamaba también que se reconozca su legitimidad y apelaba «a la responsabilidad de todos los liderazgos para estar a la altura de los tiempos que vivimos y evitar divisiones y guerras internas totalmente improductivas».

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides