El gobierno de ERC en solitario pone en peligro la continuidad de unos 140 altos cargos de JxCat

Joan Maria Piqué, Jaume Clotet, Antoni Molons, Aleix Clarió, Martí Anglada, Ferran Falcó, Gorka Knorr o Víctor Cullell pueden dejar de cobrar unos sueldos anuales de entre 60.000 y 117.000 euros

Si JxCat no entra en el futuro gobierno de la Generalitat, como hace prever el anuncio de ERC de su voluntad de gobernar en solitario, el partido que preside Carles Puigdemont puede perder, además de los titulares de seis consejerías que tiene actualmente, cerca de 140 de altos cargos de estos departamentos. Los sueldos que podrían dejar de cobrar estos altos cargos que perderían su puesto de trabajo en el ejecutivo catalán oscilan entre los 30.398 euros que cobran algunas secretarias del departamento de Presidencia y los 117.453 euros que ingresan el secretario del Gobierno, Víctor Cullell, o Ferran Requejo, director del Institut d’Estudis de l’Autogovern. La mayoría de salarios de estos altos cargos, sin embargo, se sitúan entre los 70.000 y los 90.000euros. Tiene más números para salir del gobierno Víctor Cullell que Ferran Requejo, ya que este último siempre ha mantenido buenas relaciones con ERC.

Cullell y Requejo cobran más que los consejeros, cuyo sueldo es de 115.517 euros. Además de ellos dos, también reciben 117.543 euros al año Meritxell Masó, secretaria general de la Presidencia, Francesc Esteve, director del Gabinete Jurídico de la Generalitat y Pau Villòria, comisionado de la Presidencia para el desarrollo del Autogobierno. El actual secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, cobra igual que los seis consejeros que se quedarán sin sueldo oficial: Meritxell Budó, Damià Calvet, Miquel Samper, Àngels Ponsa, Ramon Tremosa y Jordi Puigneró.

En total, en el gobierno de la Generalitat hay 149 altos cargos vinculados a las seis consejerías que hasta ahora han estado en manos de JxCat, incluidos sus titulares. Algunos de estos altos cargos continuarán en su puesto de trabajo independientemente de si JxCat no tiene representación en el próximo gobierno. Los jefes de las oficinas de los ex-presidentes no tienen que sufrir por su continuidad. En este grupo encontramos a Josep Lluís Alay, responsable de la oficina de Carles Puigdemont, Pere Cardús, responsable de la de Quim Torra, Maria-Reis Quinzaños, de la de Artur Mas, y Jordi Menéndez, de la de José Montilla. Todos ellos cobran 105.676 euros al año. Algunos de los altos cargos que muy probablemente abandonarán sus despachos si los titulares de los departamentos donde trabajan dejan de ser representantes de JxCat llevan muchos años en la administración de la Generalitat. Por lo tanto, si se quedan sin trabajo podrán pasar una larga temporada cobrando un buen subsidio de paro.

Presidencia es el departamento que cuenta con más altos cargos: 61, si se incluye a su titular; hoy por hoy, Meritxell Budó. Entre ellos encontramos caras o nombres conocidos como los de Antoni Molons -el ‘tal Toni’ del juicio del 1 de octubre de 2017-, secretario de Comunicación del gobierno y medios de comunicación, con una remuneración de 91.242 euros, Jaume Clotet, director general de Comunicación del Gobierno, con el mismo sueldo, Martí Anglada, coordinador internacional de Comunicación y Relaciones Públicas (79.917 euros) o Manuel Manonelles, que fue cesado como delegado de la Generalitat en Suiza tras ser acusado de acoso laboral pero que fue repescado por Meritxell Budó, en febrero del año pasado, también con un sueldo de 79.917 euros. En Presidencia peligrará la continuidad de Mònica Osàcar (66.120 euros), hija del ex-tesorero de CDC Daniel Osácar, acusado de participar en la trama de corrupción del 3%, que hace dos años que trabaja como asesora en materia de comunicación digital. Y habrá que ver qué pasa con el delegado del gobierno de la Generalitat en Madrid, Gorka Knorr (91.242 euros).

Territori i Sostenibilitat dispone de consejero, Damià Calvet, y veinte altos cargos, entre los que está Ferran Falcó, hombre que ha tenido todo tipo de responsabilidades en el mundo convergente y que ahora es secretario general del departamento, con un sueldo de 91.242 euros. Empresa i Coneixement, departamento dirigido por Ramon Tremosa, tiene 19 altos cargos. Allí fue a parar Joan Maria Piqué, en septiembre del año pasado, después de pasar por varios departamentos del gobierno; el último de ellos, Interior. Ahora está cobrando 69.979 euros. Jordi Puigneró ha tenido, como consejero de Polítiques Digitals i Administració Pública, diecisiete trabajadores de alto nivel en su organigrama. En este departamento encontramos a Aleix Clarió, que se hizo famoso al filtrar un discurso de Josep Antoni Duran i Lleida cuando trabajaba en Unió Democràtica, acción que le costó la expulsión del partido. Tras ser community manager del Ayuntamiento de Girona cuando lo presidía Carles Puigdemont, ahora cobra 57.466 euros por hacer de asesor en comunicación digital, un cargo que, como se ve, aparece en varios departamentos.

Miquel Samper tiene en Interior catorce altos cargos de confianza mientras que Àngels Ponsa tiene uno menos en Cultura. A pesar de ser el departamento que tiene menos altos cargos que dependen directamente de él, Cultura pone y quita a los directores de organismos como el Institut de les Lletres Catalanes, el Institut Ramon Llull o el Institut Català d’Empreses Culturals, lo que hace que sus responsables actuales estén especialmente preocupados por la pérdida de presencia e influencia en el gobierno de la Generalitat de Carles Puigdemont y los suyos.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides