La armadura del Rey

Este no es un libro contra la monarquía. Este es un trabajo periodístico exhaustivo que revela cómo y quién forjó la coraza que blindó a Juan Carlos de Borbón durante décadas». Así comienza el libro La armadura del rey, de Albert Calatrava, corresponsal de TV3 en Madrid, Eider Hurtado, de Euskal Telebista, y Ana Pardo Vera, de Público, editado en catalán por Ara Llibres, y en castellano por Roca Editorial. Un extenso y profundo trabajo de investigación sobre la desacomplejada manera de enriquecerse del rey Juan Carlos, que empieza a costa de comisiones millonarias en la compra del petróleo que llegaba a España, continúa con el vaciado de las arcas públicas, de comisiones hacia su persona de obras e infraestructuras que empresas españolas hacían en España o en la otra punta del mundo, o de donativos de las monarquías de Oriente Medio. Un rey que se creía intocable, y que en su caída acelerada por los culebrones amorosos con Corina, la cacería en Botsuana y la investigación judicial en Suiza, parece que no tiene ningún tipo de sentimiento de culpabilidad.

Juan Carlos no entenia que el juez Castro investigara la infanta y a Iñaki Urdangarín por el caso Nóos por unas comisiones sin importancia. Y no entiende como España, e incluso su hijo, le han dado la espalda, él, que lo hizo todo por España y para que su hijo algún día recibiera la corona, como así ha sido. Datos, hechos y testigos, que fueron descritos y ordenados por primera vez como un todo en el reportaje de Euskal Telebista El virus de la Corona, de Eider Hurtado, emitido también por TV3, dos meses antes de la fuga del rey.

El libro no sólo tiene la virtud de juntar, explicar cronológicamente y relacionar una serie de hechos, que ya se sabían o intuían sobre el carácter de depredador de dinero del rey emérito, por más que la inmensa mayoría de los mortales de España no imaginásemos la magnitud del robo y del saqueo. Que un rey campechano vaya de cacerías y tenga amantes de alguna manera lo humanizaba.

Pero el libro muestra a base de datos, la magnitud y la impunidad depredadora del rey, si bien en muchos casos las fuentes de esta confesión colectiva, quedan en el anonimato.

Significativa es la petición de diez millones de dólares que en junio de 1977 hace Juan Carlos por carta al Sha de Persia, Reza Pahlavi, a fin de ayudar a la débil UCD de Adolfo Suárez, que había ganado las elecciones, para que pudiera resistir el embate del PSOE y PCE, que recibían dinero de Willi Brandt, Venezuela y los países comunistas. Una petición de la que no sabrá nada Adolfo Suárez, porque la inferioridad económica del partido de la UCD era sólo una excusa para recaudar en beneficio propio.

El libro deja claro en varios capítulos que la monarquía española se sustenta gracias a la ayuda y el apoyo incondicional del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), primero de Felipe González, después de José Luis Rodríguez Zapatero, y ahora de Pedro Sánchez. Y aborda las dos confirmaciones como rey, del padre y el hijo, el 23-F y el discurso del 3 de octubre. Discurso que decepcionó también a los monárquicos catalanes, que querían que Felipe VI ofreciera una alternativa al conflicto catalán.

El libro termina narrando los últimos movimientos de Felipe VI, como la renuncia al dinero de fundaciones de las que es beneficiario, el pensamiento de Pedro Sánchez y de parte del PSOE, que creen que Felipe VI se equivocó con su discurso del 3 de octubre. Hecho que ha convertido la figura del rey como la principal reivindicación del PP y Vox, con Abascal acabando todos los actos con un «¡Viva su majestad el Rey!».

Susana Alonso

El libro habla de la nueva armadura que se construye, no para salvar al rey emérito, sino a Felipe VI, ya que sin el apoyo del PSOE, que no quiere abrir el melón constitucional, la monarquía tendría los días contados. Yo aquí discrepo un poco. Gracias al 3 de octubre Felipe ha conseguido el apoyo de buena parte de la población española. Y si un día el PSOE abriera el melón, la opción republicana no tendría fuerzas para consensuar la alternativa, porque iría dividida con proyectos diferentes. Unos querrían aprovechar la apertura del melón para incluir el derecho a decidir de Catalunya y Euskadi, cosa que por nada del mundo aceptarían la mayoría de dirigentes territoriales del PSOE.

Así pues, me permito añadir a las tesis del libro que, mientras el conflicto de Catalunya esté abierto, el rey dispondrá de la mejor de las armaduras.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario