¿De qué fracaso ‘indepe’ culpa una extrabajadora de Exteriores a Quim Torra?

Diana Coromines
Diana Coromines

Diana Coromines, extrabajadora del Diplocat y de la delegación de la Generalitat en Copenhague durante la presidencia de Carles Puigdemont, ha reprochado al expresidente catalán Quim Torra el fracaso de una iniciativa para alcanzar la independencia denominada Victoria.

En un artículo publicado en Racó Català, Coromines explica que, en 2018, «Victoria se montó en pocos meses de forma horizontal y con gente de todos los ámbitos de la sociedad civil», y que confiaron en Torra, que era presidente desde mayo, para ayudarles a culminar el objetivo de la independencia.

«Era un win-win« formulado «desde abajo» para presionar a los diputados independentistas, según lo describe Coromines, que especifica que habían preparado, de la mano con entidades, alcaldes, bomberos y sindicatos, un desborde de los registros públicos a base de presentaciones «a título personal» de hojas de reclamación para que los diputados de JxCat, ERC y la CUP «hicieran efectivo de una vez el mandato popular».

Aunque «decidimos informar al presidente para que apoyara», lo que Coromines presenta como el «momentum» que Torra había reiterado que esperaba, lamenta que el entonces presidente «se alteró muchísimo» y que respondió a dos impulsoras de la iniciativa que «no lo pueden hacer» sin el apoyo de la ANC, Òmnium y los CDR.

En el mismo artículo, donde sostiene que la iniciativa habría»ratificado el mandato para la independencia» en caso de haber recibido dos millones de peticiones por registro, y que habría tenido «toda la legitimidad ante la comunidad internacional», dice que Torra respondió que «de ninguna manera», que «toca que el pueblo se sacrifique», y que «habrá mucha gente que vaya a la cárcel». Además, atribuye al expresidente catalán que anunció a sus interlocutoras que pensaba poner en marcha «un gran ayuno colectivo».

El texto también lee la cartilla a los bomberos de Olot, ya que, cuando se puso en marcha Victoria, «no dieron nunca más señales de vida», y también a los sindicatos, que «nos retiraron misteriosamente su apoyo», relata Coromines. La articulista culpa al «boicot de la administración Torra y sus ramificaciones» de que no «se desplegara bien» Victoria, una iniciativa que considera mucho más «sencilla, transversal y limpia» que las otras, en particular que el carné del Consell por la República.

Después del 1-O, Coromines dedicó, como columnista de Vilaweb, varios artículos desacreditando a su antigua superior como delegada de la Generalitat en Copenhague, Francesca Guardiola, por su comportamiento con relación al procés. También cargó contra los responsables del mismo diario digital, cuando dejó de colaborar, diciendo que no toleraban críticas contra Torra.

Al expresidente catalán Carles Puigdemont le reprochó que esgrimiera «la excusa» de una «gran oferta de mediación», que ella asegura que no existía, porque «a mí me habían hecho dejarme las pestañas buscando una y la habían desperdiciado». Por otra parte, trató de «colaboracionista» a Aleix Villatoro, cuando fue nombrado secretario general de la consejería de Acción Exterior hace dos años, porque lo responsabilizaba del despido de «todos los trabajadores de Exteriores» durante la intervención del gobierno español sobre la Generalitat por la vía del artículo 155 de la Constitución.

En 2019, Coromines se presentó como número tres de la lista de Barcelona es Capital-Primàries, encabezada por Jordi Graupera como candidato a la alcaldía de Barcelona. El año pasado, por otra parte, impartió un curso en línea llamado «No renuncies a tu vocación militar por culpa de España», a 39,99 euros la inscripción, ya que consideraba oportuno «proteger la vocación militar de los catalanes».

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides