Denuncian a Endesa ante los Mossos y los Juzgados por cortar la luz a los vecinos de la Vall Fosca

La suspensión se produce tras el pacto al que ha llegado el Ayuntamiento de la Torre de Capdella y la compañía

Endesa, propiedad de la multinacional italiana Enel, ha cortado en las últimas horas el suministro de seis domicilios particulares de la Vall Fosca. Esta drástica medida, hecha en pleno invierno y sin la existencia de ningún aviso previo por parte de la compañía, ha provocado una gran indignación. Los damnificados por estos cortes se han quedado sin calefacción para hacer frente a las bajas temperaturas de estos días en esta zona del Pallars Jussà.

Según fuentes vecinales consultadas por EL TRIANGLE, esta suspensión del suministro eléctrico se ha producido justo después de que se anunciara el pacto al que han llegado, después de meses de negociaciones, el equipo de gobierno del Ayuntamiento de la Torre de Capdella , que engloba los pueblos de la Vall Fosca, con la compañía Endesa. Este acuerdo debe ser ratificado en el pleno municipal que ha convocado para este viernes próximo y prevé que el Ayuntamiento liquidará su deuda con Endesa -que sube a 300.834 euros- en dieciocho mensualidades.

DENUNCIAS POR COACCIONES

Los vecinos de la Vall Fosca han sido «invitados» a sumarse a este pacto Ayuntamiento-Endesa y parece que los cortes de electricidad de las últimas horas quieren ser un factor disuasorio para forzarlos a hacerlo. Es por eso que algunos de los afectados por esta medida radical de la compañía eléctrica han presentado una denuncia por «coacciones» al Juzgado de Tremp.

En el mismo sentido, José Plasencia, concejal de la CUP de la Torre de Capdella, que se opone a este pacto, ha formulado esta mañana una denuncia por «coacciones» contra Endesa y contra los dos tenientes de alcalde de ERC de el Ayuntamiento, acusados ​​de «colaboradores necesarios». Y es que el Ayuntamiento ofrece como interlocutor directo con Endesa si los vecinos rebeldes aceptan pagar la deuda que se les reclama y, si lo hacen, se les restituye el servicio eléctrico, previa presentación del comprobante del ingreso.

EL PACTO DEL 1927

Este conflicto hace 12 años que se arrastra y tiene su origen en la interpretación que hace Endesa de la base imponible a aplicar en el IVA de las facturas que gira a los vecinos de la Vall Fosca, teniendo en cuenta que hay un acuerdo, vigente desde el año 1927, que los bonifica fuertemente el precio de la electricidad, a cambio de la cesión de unos terrenos municipales. Endesa considera que el IVA que debe cargar es sobre el precio comercial del kilovatio y no lo que figura en el pacto suscrito en 1927.

Acostumbrados a pagar la electricidad muy barata, la aplicación de este IVA ha incrementado fuertemente las facturas y esto ha provocado la revuelta del Valle Fundición. Hay vecinos que han dejado de pagar las facturas, en desacuerdo con el IVA que se les aplica, y otros que han optado por hacer una autoliquidación por el importe del consumo bonificado. Estos últimos, que cuentan con el apoyo de la CUP, también han presentado una demanda en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) para que dictamine sobre el fondo de este litigio fiscal.

De manera muy sospechosa, el castigo de Endesa contra estos seis domicilios de la Vall Fosca, con el corte del suministro, se ha dirigido contra vecinos que, siguiendo las recomendaciones de la CUP, están haciendo la autoliquidación. Esto refuerza las denuncias por «coacciones» presentadas ante el Juzgado de Tremp y los Mossos.

ENDESA ROBA LA ELECTRICIDAD

Pero la «batalla del Vall Fosca» tiene otra dimensión. Y es que las cuatro centrales de producción eléctrica que Endesa explota en esta zona ya tienen su concesión vencida, según la jurisprudencia firme emanada del Tribunal Supremo y la Audiencia Nacional. Es decir, Endesa reclama a los vecinos el cobro de unas facturas que no tiene derecho a emitir.

La ley de Aguas del año 2000 fija que todas las concesiones hidráulicas tienen un período máximo de vigencia de 75 años. Una vez finalizado este plazo, la titularidad de la concesión debe devolver al Estado, en concreto a la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE).

Las cuatro centrales eléctricas que Endesa explota en la Vall Fosca (Auxiliar, Capdella, Molinos y La Plana) tienen su concesión agotada desde hace años y, por tanto, la compañía está en falso. Sólo la incomprensible pasividad de la CHE y de la Generalitat permiten que, con toda la impunidad, Endesa robe y venda cada año millones de kilovatios generados por el agua del lago Gento y del río Flamisell.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides