¿Saldremos más buenos de ésta?

Como en esta vida me he dedicado a hacer de periodista siempre busco que las palabras que utilizo expliquen exactamente lo que quiero comunicar. A mis pobres alumnos de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UAB los tengo martirizados con esto. Con esto y con otras manías mías, claro está. Mi padre, al que se le llevó una enfermedad que ahora se cura –la hepatitis C-, siempre decía que yo era ‘el espíritu de la contradirección’. Es decir, que era aquel que por la autopista se pone en contradirección y dice que son todos los demás los que van al revés.

No compartí la expresión que hizo fortuna en el 15M de ‘No nos representan’. Yo creo que entre los políticos que habíamos elegido los ciudadanos en las diferentes elecciones había de todo. Que no todos eran iguales. Y que tal vez, en conjunto, nos representaban mal, pero nos representaban. Si no, haber votado a otros. Poner a todos los políticos en el mismo saco es una acción común de las dictaduras y de un cierto anarquismo. No estoy de acuerdo.

Tampoco estoy de acuerdo con las expresiones simplificadoras. Los nacionalismos las utilizan a menudo. Hablan del pueblo como si fueran ellos. De España no sólo hay una y las calles no son de los nuestros. America first me suena a egoísmo e insolidaridad.

En cambio, hay expresiones que mucha gente critica y a mí no me chirrían especialmente. Cuando se habla de declarar la guerra al coronavirus, puede que no se utiliza una expresión especialmente acertada pero no lo es menos que cuando hablamos de declarar la guerra al cáncer, al racismo o el machismo.

Ahora, un año después de la declaración del estado de alarma por la pandemia del Covid-19 se oyen voces anunciando que saldremos de ella ‘más fuertes’ y no acabo de ver claro qué hay detrás de esta expresión. Entiendo que se quiere que decir que vamos a salir más preparados por si tenemos que hacer frente a otra pandemia similar, que, desgraciadamente, muchos científicos ya anticipan.

Ojalá salgamos ‘más fuertes’ pero me gustaría, sobre todo, que saliésemos ‘mejores’. Que nos hayamos dado cuenta, a raíz de esta catástrofe humanitaria, que los 7.800 millones de personas que vivimos en el Planeta tenemos todos el mismo valor y deberíamos tener los mismos derechos y calidad de vida. Que vamos todos en el mismo barco y que si se hunde en medio del mar nos ahogamos todos. Que si los habitantes de los países ricos ‘salimos más fuertes’ y los del resto del mundo ‘salen igual o aún más débiles’ tendremos que ir pensando en hacer una revolución de las de verdad.

‘Más fuertes’, no lo sé, pero que salgamos ‘mejores’ no tiene la pinta, por ahora. ¡Ojalá me equivoque!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario

Noticias más leídas