El papel de Pere Aragonès en los planes para la independencia de Cataluña está bajo la lupa judicial

El presidente en funciones de la Generalitat y candidato de ERC aparece en los sumarios de los juzgados 1 y 13

El actual vicepresidente de la Generalitat (y president en funciones), Pere Aragonès, fue un activo embajador de la independencia cuando era secretario de Economía, bajo el mando directo de Oriol Junqueras. Así se recoge en multitud de documentos judiciales en varios sumarios. Un informe de la Guardia Civil fechado el pasado 20 de octubre, pone en evidencia la labor del actual líder gubernamental de ERC.

“Altos cargos del Departamento de Vicepresidencia, Economía y Hacienda, como Josep Lluís Salvadó y el actual vicepresidente Pere Aragonès realizaron viajes por Europa para reunirse con representantes de entidades de calificación de deuda y entidades financieras, pues uno de sus objetivos era poder financiarse en los mercados internacionales en caso de declarar la independencia”, relata el informe aludido, que obra en el sumario que dirige el magistrado Joaquín Aguirre, titular del juzgado de instrucción número 1 de Barcelona.

Este informe remite a las investigaciones que anteriormente llevó a cabo el juzgado de instrucción número 13 de Barcelona, que dirigió las pesquisas sobre el papel de determinados altos cargos del Govern antes del referéndum del 1 de octubre de 2017. Ese juzgado fue el que provocó, por ejemplo, el registro en la sede de Vicepresidencia, cuando la comitiva judicial fue rodeada y bloqueada dentro del edificio durante horas por una multitud que dirigían Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, presidentes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y de Òmnium Cultural respectivamente.

Otro informe de la Guardia Civil que lleva fecha de 18 de mayo de 2020 alude a que hay evidencias de que “los líderes independentistas estaban diseñando, precisamente, el banco central catalán del que el Institut Català de Finances sería el embrión, elemento fundamental para garantizar la soberanía monetaria y financiera de un eventual Estado independiente. De esa tarea se estaría encargando el equipo liderado por el actual consejero de Economía y vicepresidente Pere Aragonès García”.

La documentación incautada en esos registros no deja lugar a dudas sobre las maniobras de Aragonès. Según la documentación incautada en la sede de Economía, el actual vicepresidente de la Generalitat estuvo en Eslovenia los días 9 y 10 de enero de 2017 y se reunió allí con Bostjan Jazbec, gobernador del Banco Central de Eslovenia; Matjaz Noc, director del departamento de Estadística del Banco Central; Marco Kranjec, primer ministro de Finanzas en 1990 y ex gobernador del Banco de Eslovenia; France Arhar, primer gobernador del Banco Central; Mojmir Mrak, negociador de la entrada de Eslovenia en la UE; Joze Mencinger, ministro de Economía en el primer Gobierno esloveno tras la independencia; y Andrej Rant, exvicegobernador del Banco Central.

El informe realizado tras esa visita detalla punto por punto todos los pasos de la independencia del país balcánico y apuntaba a que algunos de los entrevistados podrían ser “valiosos asesores externos” de la Generalitat. Asimismo, dice el documento: “El gobernador actual del Banco de Eslovenia mostró también total disposición a apoyarnos cuando el Consejo de Gobierno del BCE trate el caso de Cataluña”.

Viajes a Irlanda y a Londres

En el registro de las dependencias oficiales se encontró, asimismo, un documento con el título Estructuras de Estado: Proyectos adscritos a la Secretaría de Economía, donde explicaba los pasos a dar para preparar estructuras que pudiesen permitir a Cataluña subsistir como Estado independiente. También había una relación de los viajes realizados a diferentes países. Así, por ejemplo, se citaba otra visita de Aragonès a Irlanda el 25 de octubre de 2016 para reunirse con la Agencia del Tesoro. Fue acompañado en ese viaje por Natàlia Mas y Jaume Domènech. La primera era la directora general de Análisis Económico; el segundo, analista financiero.

En esa reunión, que plasmaron luego en el informe, “se nos informó del funcionamiento de estas diferentes entidades, de cómo gestionan la deuda y la tesorería irlandesas, cómo lo han hecho y qué se ha de tener en cuenta en los peores momentos de la crisis en el que los mercados estaban cerrados, cómo hay que aproximarse a los posibles inversores y a las agencias de rating, recomendaciones sobre quiénes piensan que son los mejores bancos de inversión con los que colaborar, organización de roadshows, posibilidad de emisión de deuda retail, qué proyectos de desarrollo tienen y cómo los llevan a la práctica…”.

También el 13 de diciembre de 2016, Aragonès visitó Londres junto al entonces conseller de Exteriores, Raül Romeva, y Natàlia Mas. Allí, se reunieron con representantes de las principales instituciones financieras de la City: DBRS, Morgan Stanley, Deutsche Bank, Pimco e Invesco. “De este viaje conviene volver a destacar tanto las reuniones mantenidas para explicar la hoja de ruta que las autoridades de Cataluña estaban siguiendo en esa época como los encuentros que se produjeron con los organismos especializados en la adquisición de deuda pública, lo cual unido al título de este documento, VEH 01Sostenibilidad económica y financiera de la Generalitat. Financiación del Nuevo Estado, parece dejar pocas dudas de cuál era la finalidad que perseguían los representantes de la Generalitat”, dice un informe policial de fecha 19 de junio de 2018 sobre los documentos hallados.

Este último documento recuerda un párrafo del informe de las estructuras de Estado que dependían de Economía: “Actualmente, se dispone ya de un documento suficientemente completo para explicar la realidad de Cataluña en los mercados financieros. Al mismo tiempo, se trabaja en un nuevo documento, todavía más completo, que pueda ser utilizado en la explicación interna a la ciudadanía de Cataluña como en la explicación externa en los mercados financieros y en las relaciones internacionales”.

Lo cierto, no obstante es que la frenética actividad de Aragonès y de su equipo no sirvió de mucho: jamás se realizó ningún paso efectivo para convertir el ICF en el Banco Central Catalán, tampoco se creó el Fondo de Garantía de Depósitos y los mercados financieros internacionales se cerraron herméticamente a la causa catalana. Para el mes de octubre de 2017 estaba prevista una reunión con “inversores internacionales de deuda soberana en la Bolsa de Londres”, pero al final no se concretó ningún contacto en este sentido. También estaba prevista una petición de adhesión al Comité de Basilea y el nombramiento de representantes en organismos internacionales en noviembre de 2017, cuestiones que quedaron en el limbo.

El entonces responsable de la Secretaría de Economía sí llegó a crear un grupo de seis personas para hacer un seguimiento del proyecto para la creación de la Autoridad Catalana de Inversiones y Mercados, “redactar la ley correspondiente y efectuar el análisis de las estadísticas necesarias y las necesidades tecnológicas”. Pero el tema tampoco fue más allá. El sueño de una Cataluña económicamente independiente fue sólo eso: un sueño.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides