Un informe dice que Mauricio Casals habría pagado 275.000 euros a Villarejo para espiar

El presidente de La Razón y miembro del Consejo de Administración de Atresmedia está citado a declarar como imputado en la Audiencia Nacional

El presidente de La Razón y miembro del Consejo de Administración de Atresmedia (Grupo Planeta), Mauricio Casals, ha sido citado a declarar como imputado el próximo lunes en la Audiencia Nacional por haber presuntamente encargado al excomisario Villarejo espiar a los empresarios de telecomunicaciones y fundadores del grupo Zed, Ignacio y Javier Pérez Dolset.

En el sumario, al que ha tenido acceso el diario digital Vozpópuli, hay varios documentos, entre los que destaca un informe preliminar con un estudio económico, en el que se detalla una estrategia a seguir y el coste que supondrá para el cliente que pague por sus servicios. Según este rotativo digital, este documento estaba valorado en 9.000 euros y una primera fase de trabajos costaba 275.000 euros, que se tenían que pagar en un plazo de cinco días.

También se calcula el coste de pagar honorarios durante 60 días, hacer vigilancias… Planteaba una posibilidad de éxito del 85%.

En este caso, lo que se investiga es el espionaje que hizo presuntamente Villarejo el año 2013 sobre los hermanos Dolset, que estaban enfrentados al Grupo Planeta. Lo que propone el informe es “conocer sus debilidades/irregularidades”, “anticiparse a sus actos proporcionando un amplio caudal informativo que permita la adopción de las acciones legales pertinentes” y “generar desconcierto y/o desconfianza con su círculo más íntimo con continuas maniobras de desconcierto”.

Lo que se desconoce es quien hizo el encargo. Un informe de la Policía dice que no hay rastro de pagos por los trabajos. Villarejo señaló a Casals en la declaración judicial a la que ha tenido acceso Vozpópuli: «Me dijo que tenía problemas con estas personas (los hermanos Pérez Dolset) porque habían sido socios», declaró Villarejo, que también apuntó a un interés de hacerle «un favor» teniendo en cuenta las relaciones que tenía el propietario de La Razón: «Cuando sólo figuraba como editor, todos sabíamos de su peso específico».

Además, en el documento se incluye una descripción inicial en la que se intuye que Villarejo actuaba por una empresa y no por un particular: «Como consecuencia de desavenencias mercantiles que pudieran terminar en los tribunales, K (el cliente) ha sufrido una premeditada estrategia de acoso y desgaste, unido al riesgo de que por parte de DOL (los hermanos Dolset) se activará una campaña de ataques desde todos los frentes: económico, social, social, jurídico, mediático, etc., que aún cuando en un principio se puede limitar solo a la empresa, podría alcanzar también a sus principales directivos desde el punto de vista personal».

Según las primeras conclusiones, los movimientos de los Pérez Dolset «pueden tener como objetivo, perjudicar de manera grave y gratuita el prestigio de K y con ello, conseguir para DOL unas excepcionales condiciones en la actual relación contractual».

Por otra parte, cabe destacar que sobre los hermanos Dolset incluye datos personales, familiares o de sus empresas. El estudio preliminar incluye un apartado llamado «Plan de Actuación», donde les acusa de dudosa moralidad por su «uso sistemático de detectives privados en cada ocasión que surgen las mínimas desavenencias en los negocios donde intervienen».

El informe también indica que «un breve movimiento de penetración en su entorno personal y/o personal ha permitido evaluar en cierta medida su estrategia, cargada de tic de complejos de superioridad con una excesiva carga de autoestima y ciertas conductas sociópatas».

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides