El doblaje polémico de la serie ‘Altsasu’ desluce el efecto propagandístico pretendido por TV3 y ETB

Vicent Sanchis culpa del 'fiasco' a la productora Batabat, del grupo Sàpiens de Oriol Soler, a la que la CCMA pagó 100.000 euros por participar en su realización

TV3 estrenó el primer capítulo de la serie Altsasu el lunes 18 de enero, una mezcla de documental y ficción sobre los jóvenes implicados en una pelea con dos miembros de la guardia civil, en la madrugada del 15 de octubre de 2016, que terminó con la condena de ocho de ellos a penas de entre un año y medio y nueve años y medio de prisión. La serie se compone de cuatro capítulos que se emitirán en lunes sucesivos. Este lunes 25 se podrá ver el segundo y en la promoción que ha hecho el servicio de prensa de la Corporación Catalana de Medios de Comunicación (CCMA) se especifica que «se emitirá en versión doblada al catalán y en versión original en vasco y castellano en el dual (sólo en la emisión en directo)». Esta explicación se hace porque la emisión del primer capítulo recibió muchas críticas por el doblaje en catalán, lo que deslució, según muchos comentarios en Twitter, el espíritu crítico contra la Guardia Civil y España que pretende difundir Altsasu.

El director de la serie, Asier Urbieta, asegura que su voluntad es aportar «una mirada diferente de lo que pasó» y mostrar «cómo se truncaron los proyectos de vida de un grupo de jóvenes». Altsasu constata «como una pelea de bar se termina magnificando hasta convertirse en un caso manual de represión política y un ejemplo de montaje policial», según la crítica del periodista Jordi Garrigós en el periódico ARA. La empatía con esta denuncia por parte de los espectadores de TV3 quedó dañada por un doblaje en el que los guardias civiles, como el resto de personajes, hablan en catalán. Un mensaje de Twitter puede resumir el desencanto de los espectadores más críticos con el encarcelamiento de los jóvenes vascos. «Consideramos que la calidad del doblaje es claramente mejorable y que puede desincentivar el consumo en catalán del público menos militante», escribió el usuario que se presenta como Referéndum TV3 y la CCMA.

El desánimo de que habla el ARA ha afectado al público menos militante pero también al que milita a fondo en la causa de la crítica a España y a sus servicios de seguridad y judicial. «Me niego a mirar una serie donde la Guardia Civil habla en catalán y donde no hay ni rastro de euskera. Es que sabiendo de qué va no tiene ningún sentido», se quejó Marta Gambín. La Asociación DUB (Doblaje Unida de Barcelona) y la Asociación de Actores y Directores Profesionales de Catalunya emitió un comunicado en el que denunciaba que «decisiones ‘artísticas’ como el hecho de uniformizar el idioma (cuando precisamente este es un punto de conflicto evidente de la serie) no tienen sentido».

El director de TV3, Vicent Sanchis, responsabilizó a las compañías productoras de la serie -Baleuko y Batabat- de este «fiasco». La CCMA pagó 100.000 euros al grupo Sàpiens, de Oriol Soler, al que pertenece Batabat por coproducir Altsasu y Sanchis, en unas declaraciones a RAC1, dijo que «entra en el precio» que la productora entregue el material doblado al catalán. Además, insistió en que TV3 no tiene nada que ver con la calidad del doblaje. Los profesionales del sector se quejan de la precarización que han sufrido los últimos años. «A pesar de disponer de un marco legal que regula nuestros salarios desde julio de 2020, hemos pasado siete largos años sin ningún tipo de regulación, lo que ha llevado a que las adjudicaciones de TV3 (conocidas como «homologaciones») sufrieran una rebaja constante que resulta insostenible tanto para empresas como para trabajadores/as», denuncia el comunicado mencionado.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides