La operación Illa se llevó con la máxima discreción

El todavía ministro de Sanidad, Salvador Illa, dejará el cargo para ser el candidato del PSC a la presidencia de la Generalitat el 14-F. La decisión fue anunciada por sorpresa, y cayó como una bomba en medio del tablero político, provocando reacciones y críticas entre sus rivales. Esto, sin embargo, era de esperar. Y de hecho, su equipo ya contaba que pasara, y esperaban para explicar con ansia que esto les situaba en el centro de las elecciones por ser, dicen, el candidato más temido.

Lo que no se esperaban tanto, seguramente, era que Salvador Illa recibiera críticas y collejas desde sus propias filas. El todavía ministro es también el secretario de Organización del PSC, y esto ha hecho que haya forjado fuertes y notables alianzas con dirigentes y segundas filas del partido. Pero su regreso para relevar a Miquel Iceta como candidato, por sorpresa, anunciado a los medios antes que a los órganos del partido y gestionado formalmente en sólo una tarde, ha enfadado a gran parte de estos dirigentes. Y es que parece que sólo una decena de personas en la cúpula del PSC sabían que la operación estaba en marcha, lo que ha provocado que muchas caras visibles del partido hayan estado defendiendo a Iceta y rechazando públicamente la idea de que Illa fuera un candidato mejor. «Nos han dejado con el culo al aire», dice un miembro de la ejecutiva del PSC.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides