Todo por los ‘followers’

Donald Trump, que continuará como presidente de Estados Unidos unos cuantos días més, tenía cerca de 89 millones de followers en su cuenta personal en la red social de Twitter @realDonaldTrump. Utilizaba dos cuentas más: @POTUS (Presidente Of The United States) y @WhiteHouse. Estas dos tenían 33 y 26 millones de seguidores. Twitter ha cerrado la cuenta personal de Trump, por el riesgo que continúe incitando a la violencia que se evidenció con la ocupación del Capitolio cuando los congresistas y senadores de Estados Unidos votaban la ratificación de Joe Biden para sustituirle.

Twitter ha anunciado que ofrecerá a los seguidores de las cuentas gubernamentales del presidente de Estados Unidos la posibilidad de continuar suscrito a ells o renunciar a hacerlo con el cambio de titular en la Presidencia. Si le vuelven a abrir la cuenta personal, Donald Trump se reencontrará con los 89 millones de cuentas que le seguían.

La persona que tiene más seguidores en esta red social es el también ex-presidente de Estados Unidos Barack Obama: 125,6 millones. Le siguen tres cantantes, también de este país: Justin Bieber (113 millones), Katy Perry (108,8 millones) y Rihanna (99,4). El futbolista portugués Cristiano Ronaldo, con 89 millones, está un poco por delante de Donald Trump. En la lista de los veinte personajes con más followers encontramos otros artistas como Taylor Swift, Lady Gaga, Ellen DeGeneres, Ariana Grande, Justin Timberlake, Selena Gomez, Britney Spears y Demi Lobato. También hay un personaje difícil de calificar en el apartado profesional: Kim Kardashian. La siguen 67,3 millones de cuentas.

Entre estos veinte líderes mundiales está el propio Twitter y, también, Youtube. Sólo aparece otro líder político: Narenda Modi, primer ministro de la India. Con 63,4 millones de seguidores es el decimocuarto de la lista. También hay sólo un medio de comunicación en estos veinte lugares privilegiados. Es la CNN Breaking News, que ocupa el decimosexto con sus cerca de 60 millones de abonados. La lista la cierra el empresario Bill Gates que tiene 52,5 millones.

Analizando estos datos parece fácil concluir que tener muchos followers no es garantía de nada. Que cada caso es diferente y que se supone que hay pocas coincidencias entre los seguidores de Barack Obama y los de Kim Kardashian o Cristiano Ronaldo.

Ser popular en Twitter o Tik Tok es comparable a tener mucha audiencia en las cadenas de televisión. Enorgullecerse de tener muchos seguidores porque se luce tipito en Tik Tok o tener mucha audiencia televisiva porque se hace una programación basada en meterse en la vida privada de la gente o excitar las pasiones políticas más bajas es un error y, en ocasiones, puede llevar al desastre como hemos visto en el Capitolio de los Estados Unidos o en la fractura social en Catalunya.

Cuando era joven me hacían estudiar los pecados capitales. Decían que había siete. No incluían la obsesión por tener muchos seguidores en Twitter a cualquier precio. Quizás lo podrían hacer a cambio de la lujuria.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario