F5

La gestión de las ayudas para los autónomos es la gota que colma el vaso y sirve de ejemplo de lo mal que se están haciendo las cosas en la crisis sanitaria que padecemos. Por un lado, poco dinero para demasiadas necesidades. Por otro, una perniciosa adjudicación por orden de llegada; como en el Fard West, gana el más rápido en desenfundar. ¿De verdad que no había mejor criterio de selección que la prontitud? La necesidad, por ejemplo. Esto sin hablar de los desesperantes fallos en ese sistema informático que debía facilitar los trámites de las ayudas. La impotencia del autónomo pulsando una y otra vez la tecla F5 y rellenando formularios estériles, debería comportar alguna asunción de responsabilidades. Por el contrario, el Govern ha sacado la consejera de Presidencia, Meritxell Budó, a entonar el mea culpa. Y así, como el creyente arrepentido que confiesa sus pecados y recibe misericordia a cambio, se sienten absueltos. Pues, no lo están. La gente, sea indepe, unionista o equidistante, empezamos a estar cabreados.

¿Qué planetas deben alinearse para que el consejero Chakir El Homrani dimita de una puñetera vez? Ya entiendo que si no lo hizo por la escandalosa y mortal gestión de la Covidi en las residencias de ancianos, no lo hará ahora por los autónomos… O Jordi Puigneró, que la víspera anunciaba la creación de la 'NASA' catalana, siendo el hazmerreír de medio mundo. Decía el rotativo británico The Guardian: "Mientras Cataluña se enfrenta a la posibilidad de otro confinamiento por coronavirus, el gobierno regional anuncia una inversión de 2,5 millones de euros para establecer su propia agencia espacial y otros 18 millones para el lanzamiento de seis satélites de comunicaciones". Ambicionamos el espacio, mientras no somos capaces de garantizar que los autónomos puedan gestionar sus ayudas de manera telemática. La de los autónomos sí ha sido y es una odisea.

Mientras intentaban acceder a las ayudas, no pocos autónomos han pensado en el legítimo anhelo independentista de muchos catalanes, casi la mitad. Relacionar la maldita tecla -F5- con la independencia resulta inevitable. ¿Los mismos que se muestran incapaces de articular las ayudas a un colectivo tan castigado como el de los autónomos, nos quieren llevar al espacio y la independencia? Paradójico. ¿No sería mejor aprender primero a gestionar el día a día con unos mínimos de destreza, antes de ambicionar mayores y mayúsculos retos? Para manejar un coche se exige una serie de aptitudes, que se certifican en unos exámenes. Para llevar un país no debería ser menos. Seamos serios y reconozcámoslo, no sabemos lo suficiente, y hasta que no sepamos más, no estamos legitimados a ambicionar la luna, con cohete o sin.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario

Noticias más leídas