Madí y Vendrell maniobraron para enriquecerse con la pandemia

El exsecretario de Comunicación de CDC quiso influir en el Procicat a través de Brauli Duart
David Madí, en un acto en 2015
David Madí, en un acto en 2015

David Madí y Xavier Vendrell, exdirigentes de Convergència y Esquerra Republicana, respectivamente, usaron su influencia sobre el gobierno catalán para tratar de enriquecerse haciendo de mediadores en el otorgamiento de contratos públicos relacionados con la lucha contra la pandemia de la Covid-19, informan medios como El País y El Confidencial a partir de los atestados de la Guardia Civil y las conversaciones intervenidas y reflejadas en el sumario del caso sobre presunto desvío de fondos públicos.

Según los investigadores, Madí se dirigió con este objetivo a Brauli Duart, exsecretario general de Interior, y a Víctor Cullell, secretario del gobierno. Duart, que se comprometió a hacer llegar una oferta de Madí al ejecutivo catalán, consideró que el gobierno de Quim Torra "no tienen ni puta idea", que "vamos a morir todos (…) Las funerarias no darán abasto y no podrán traer a los fiambres de las casas”.

El Confidencial especifica que Madí quiso influir en el Plan territorial de protección civil de Cataluña (Procicat), clave en la toma de decisiones de la Generalitat, a través de Brauli Duart para que el gobierno catalán adquiriera tests serológicos.

En una de las conversas recogidas por El País, Madí considera que se trata de una "gran oportunidad porque, con los criterios de emergencia, es un negocio redondo a través de contratación directa", en relación a un contrato del que le correspondería una comisión del 10%. La Guardia Civil, no obstante, admite que no ha podido determinar si la operación de los tests se culminó, lo que es un obstáculo para considerar que se consumó el delito de tráfico de influencias.

Después de conversar con Sergio Brenner, gerente de empresas de la familia Anidjar, con quien acordó un precio y una comisión para facilitarles la venta de tests a la Generalitat, Madí contactó con Brauli Duart para que allanara el camino de la operación con el Procicat. Duart, que era entonces alto cargo del consejero de Interior, Miquel Buch, se comprometió con Madí a hacerle de enlace con el Departamento de Salud.

De Vendrell, de quien Madí decía que era "muy competente y operativo" y a quién quiso convencer de un proyecto, añade El País, los investigadores dicen que trató de participar en la gestión de los centros que acogieron a personas procedentes de residencias afectadas, pero que quiso evitar que trascendiera su nombre, puesto que había percibido 5.000 euros por la tarea.

Vendrell, según publica El Confidencial, dejó claro en una conversación que hablaba con el vicepresidente Pere Aragonés sobre la posibilidad de que la empresa que representa Brenner suministrara tests a la Generalitat. Además, entre otros indicios de influencia sobre el gobierno, dijo a la dirigente de ERC Marta Rovira: Con todo lo que yo he hecho por este país sin pedir nada a cambio y me están tocando los cojones (…) A mí se me tiene que tratar bien".

Madí y Vendrell dos de los tres miembros del llamado estado mayor del procés que fueron detenidos en el marco de la operación Voloh/Volhov y dejados en libertad con cargos la semana pasada, participaron en una "estrategia" para desviar fondos con los que "financiar su proyecto de secesión", según publica El País que sostiene la Guardia Civil, con la creación de una plataforma de criptomoneda como proyecto destacado.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides