Vendrell presionó al gobierno catalán para hacer negocios

La Guardia Civil considera al exconsejero y miembro del 'Estado mayor del procés', investigado por cuatro delitos, un cerebro de Tsunami Democràtic
Xavier Vendrell, en TV3

Xavier Vendrell, exconsejero de Gobernación de la Generalitat y miembro del llamado Estado mayor del procés, ejerció presiones sobre el gobierno catalán que hasta hace poco presidía Quim Torra para que beneficiara, con determinadas decisiones, sus expectativas de negocio, según se desprende de las conversaciones obtenidas por la investigación de un juzgado de Barcelona y reflejadas en el auto conocida este miércoles.

"Con todo lo que yo he hecho por este país sin pedir nada a cambio y me están tocando los cojones por todo el tema del concierto, me están haciendo perder tiempo, ¡hostia!", expresaba en una conversación con su socio Patricio Chadwick sobre la recalificación de unos terrenos en Cabrera de Mar. Vendrell construyó una escuela concertada, un restaurante y un centro de negocios en el emplazamiento de Villa Bugatti, donde las fincas se revalorizaron de los cinco a los diez millones de euros, publica El País.

Vendrell es una de las personas detenidas en el marco de una operación contra el presunto desvío de fondos a la estructura montada por el expresidente Carles Puigdemont en Bélgica, correspondiente a una pieza separada y hasta ahora secreta de la investigación sobre el supuesto desvío de fondos procedentes de subvenciones públicas. En concreto, se lo investiga por malversación, prevaricación, blanqueo, tráfico de influencias y, por su presunto rol en Tsunami Democràtic, por desórdenes públicos.

El juez Joaquín Aguirre concluye que la investigación ha revelado "una estructura clientelar en la administración catalana en la que impune y arbitrariamente se reparten los fondos públicos". De Vendrell dice que "ha activado en numerosas ocasiones sus influencias en la administración catalana en beneficio propio", y que "el tráfico de influencias en el que se mueve Vendrell es tal" que, después de que Salvador Illa fuera nombrado ministro de Sanidad, presumió de tener acceso al ministerio.

Las conversaciones telefónicas reflejadas en el auto explicitan los consejeros sobre los que Vendrell pretendía influir –Alba Vergés, Chakir el Homrani, Josep Bargalló y Damià Calvet– para que se agilizara "el tema de los laboratorios", "me desencallen lo de las subvenciones de la escuela", y para conseguir una recalificación. Vendrell, según la conversación transcrita por los investigadores, obtuvo de Territorio, la consejería de Damià Calvet, el compromiso de "una agilidad superior a la que marca la norma".

Los investigadores añaden que la empresa de Vendrell inició las obras sin permiso, y que le dijo a su socio que Torra y la Generalitat irían "a inaugurar" y no "a pedirte explicaciones". Además, concluyen que fue irregular una adjudicación por 442.000 euros del Instituto Catalán de Evaluaciones Médicas (ICAM) a la UTE de Vendrell, denunciada por otro aspirante, del que el exconsejero dijo que "si quieren pleitear que pleiteen, y como me hinchen mucho los huevos les enviaré a un colombiano y les daré dos hostias a cada uno".

En cuanto a Tsunami Democràtic, la iniciativa mobilizadora del independentismo surgida en septiembre del 2019 que no identificaba a sus promotores, la investigación atribuye a Vendrell "la actividad de dirección" y "participación directa", a partir de las instrucciones que facilitaba. En este sentido, afirmó "Ya enviaré a gente a proteger plaza Urquinaona" y "hemos montado un escenario a la autopista", además de sugerir que las protestas "no se tenían que focalizar exclusivamente en Barcelona".

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Noticias relacionadas

Hoy destacamos

Deja un comentario