¿Volveremos a aplaudir?

Me costó desengancharme de aplaudir todas las noches a los sanitarios y a las personas que arriesgaban su salud en la lucha contra la pandemia. Era de las pocas cosas que podía hacer para mostrar mi solidaridad y agradecimiento por su trabajo. Además, me pareció intuir que los que más insistían para que dejáramos de hacerlo lo que querían era acabar con una respuesta ciudadana que entendían que disimulaba la responsabilidad de las autoridades políticas y sanitarias. Cómo si aplaudiendo a los sanitarios, a los repartidores de comida o a los dependientes y a las cajeras de los supermercados estuviéramos avalando la gestión de ministros de Sanidad o presidentes de comunidades autónomas.

Hubo, incluso, un colectivo misterioso que propuso que un día, en vez de aplaudir, mostrásemos nuestra solidaridad no haciéndolo, manteniéndonos unos minutos en silencio. Era, claro está, un boicot directo al reconocimiento del trabajo de los que estaban en la vanguardia de la lucha contra la pandemia.

Estos meses sin aplausos hemos visto como muchos miembros del colectivo sanitario han expresado sus quejas y angustias. Ha habido protestas y hulegas de médicos de los centros de atención primaria o de conductores de ambulancias. Los médicos suspendieron la suya porque concluyeron que no podían abandonar sus puestos de trabajo en un momento tan crítico como el que vivimos. Me  reconfortó escuchar a un portavoz de los conductores de ambulancia diciendo ante una cámara que los ciudadanos no tenían que sufrir porque nunca dejarán de estar allá donde se los necesite.

Y ahora, cuando sobrevuela la sensación de que nos volverán a confinar, me pregunto si volveremos a la rutina de los aplausos nocturnos. Volver a hacerlo será como reconocer que no nos hemos movido de sitio, que estamos allí donde estábamos hace ya casi nuevo meses. Pero ¿qué otra cosa podemos hacer, aparte de ponernos la mascarilla, mantener la distancia, lavarnos las manos y salir poco de casa?

Se acercan elecciones en Catalunya. El Centro de Estudios de Opinión (CEO) se dedica a preguntar a la gente si se siente más catalana que española o si se acuerda de a quién votó en las últimas elecciones. La pregunta que hace falta que haga el CEO y que creo que sería bueno que nos hiciéramos todas y todos es qué partido o qué partidos creemos que lo harían mejor frente a esta crisis sanitaria. Y no sólo en Catalunya. En todas partes habría que preguntarlo. Empezando por esos Estados Unidos donde el actual presidente se atreve a decir que en su país se habla demasiado de la Covid y que se dejará de hablar de ella el día después de las elecciones. Ojalá tuviera razón pero no será así. El 4 de noviembre de 2020 seguiremos sufriendo los estragos de esta pandemia. Y me gustaría saber como estará el tema el 4 de noviembre de 2021.

De momento, yo ya estoy preparado para volver a salir a la ventana a aplaudir a mis héroes particulares.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario