¿Por qué quieren dimitir este lunes cuatro directivos del Barça?

Este próximo lunes, la directiva del FC Barcelona, todavía presidida por Josep Maria Bartomeu, se enfrenta al ejercicio ya inevitable de hacer testamento en forma de aprobación de la liquidación de las cuentas de la temporada 2019-20 y, lo más delicado, la aprobación del presupuesto de la campaña en curso. Aquí radica todo el misterio y es también donde entra en juego las estrategias contables y el baile de números que hasta ahora se han mantenido ocultos. También es el motivo por el cual al menos cuatro directivos tienen previsto dimitir el día 26.

Mientras que es conocido el volumen de pérdidas (97 millones) de la temporada 2019-20, estas parece que no serían objeto de reclamación en una supuesta acción de responsabilidad en el supuesto de que el mandato acabara en negativo si se confirma el gran cataclismo económico que viene.

Porque el vicepresidente Jordi Moix explicó, cuando en el presupuesto 2020-21, unas cifras estimadas de 791 millones de euros de ingresos ordinarios previstos según la previsión de una caída de ingresos de 199 millones de euros respecto al último año sin Covid-19 (temporada 2018/19), donde hubo unos ingresos de 990 millones.

Pero, se ha realizado sobre la hipótesis que "el Camp Nou pueda abrir al público en diciembre con un 25% del aforo y que se pueda producir una recuperación progresiva hasta conseguir el 100% en febrero. También en el apartado de Media se prevé un impacto de mayores ingresos por derechos de TV correspondientes a la finalización de la temporada 2019/20 entre julio y agosto. Se prevé también una recuperación progresiva del turismo con un efecto directo a la venta de merchandising a las tiendas del club durante los últimos meses del ejercicio. Y por último, en el apartado de traspasos, se prevé una cantidad ligeramente menor que en temporadas anteriores debido al contexto de mercado provocado por la pandemia".

Quiere decir que si no se dan las circunstancias positivas de este argumentario, los ingresos no serán tan buenos. No hace falta que decir que los indicadores no están sugiriendo una recuperación ni tan buena ni tan rápida. Por otro lado, los gastos no bajan hoy por hoy de 955 millones aunque se ha comenzado una Mesa de Negociación que intenta aplicar una reducción de la masa salarial del 30% en cuanto al personal no deportivo con una nómina de 51 millones de euros. Lo que pasará con el resto, las fichas de los jugadores, que suben a 600 millones, es la gran incógnita que el lunes tiene que quedar resuelta de una forma o de otra. Todo hace pensar, pero, que el posible déficit estará por encima de los 200 millones a cargar sobre los hombros de la junta de Bartomeu si consigue resistir hasta el 30 de junio próximo o, en caso contrario, de la directiva que salga de las elecciones si se avanzan.

En el supuesto que el lunes dimitan cuatro directivos, aunque la Generalitat ha autorizado que las cuentas las puedan aprobar la directiva unilateralmente mientras no se pueda celebrar la asamblea, los consiguientes acuerdos no tendrían validez porque no se cumpliría el mínimo de 14 directivos preceptivos. Josep Maria Bartomeu tendría que tener en la puerta de la sala de juntas cuatro socios para proveer los cargos o bien emplazar la aprobación para más adelante. Si las dimisiones llegaran al 75 de los directivos, 10 en total, la junta quedaría automáticamente disuelta.

Si esto daría la coartada perfecta a Josep Maria Bartomeu para quedar fuera de cualquier posibilidad de reclamación por pérdidas, la respuesta es sí.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Noticias relacionadas

Hoy destacamos

Deja un comentario