Torra recibió 705 obsequios como presidente de la Generalitat

Tiene que decidir si deja en Palau o se lleva a casa o al despacho de expresidente objetos como unas espadas de los Micalets, el libro 'Ratafia de Besalú' o la camiseta del Barça que le regaló Bartomeu
Quim Torra, con la camiseta que le regaló el grupo de diablos Recerca, de Juneda
Quim Torra, con la camiseta que le regaló el grupo de diablos Recerca, de Juneda

Quim Torra debe decidir qué hace con los 705 obsequios que recibió mientras fue presidente de la Generalitat, entre el 20 de mayo de 2018 y su cese al ser inhabilitado el pasado 28 de septiembre. El último obsequio que recibió, por lo menos que así conste en la web de transparencia del gobierno de la Generalitat, es la mascarilla que le regaló el presidente del centro tecnológico Eurecat, el pasado 29 de junio. Los altos cargos del gobierno, incluido el presidente, reciben obsequios en los actos públicos, pero también en las reuniones que hacen en sus despachos y por correo. Los que hayan enviado por correo a nombre del ya expresidente deben haber sido desviados hacia otros destinos. 

Entre los obsequios que ha recibido Torra abundan los libros, las camisetas, los calendarios, los cuadros, las litografías, las serigrafías, los pañuelos, las piezas de cerámica o los bolígrafos. Una de las primeras personas en honrarlo con un regalo fue el presidente del FC Barcelona, Josep Maria Bartomeu, que le entregó una camiseta del equipo apenas tres días después de su investidura como presidente de la Generalitat. Una camiseta que seguro que le gustará llevarse a casa es la de la selección catalana de baloncesto que le regaló el presidente de la Federación Catalana de este deporte el 18 de junio del año pasado. La de la selección catalana de fútbol no la tiene.

Su predecesor, Carles Puigdemont, sí la tiene. Se la regalaron el 28 de diciembre de 2016, coincidiendo con el partido de fútbol de Navidad entre Catalunya y Túnez. En el ámbito deportivo, Torra también tendrá que decidir qué hace con las dos pelotas de hockey sobre patines que le entregó Carmelo Paniagua, presidente de la Real Federación Española de Patinaje, la pelota de rubgy que se llevó de vuelta de un viaje a Perpiñán para ver un partido de la USAP o el peluche Tarracvs obsequiado por el alcalde de Tarragona con motivo de los Juegos del Mediterráneo que se celebró en esta ciudad.

En el balance de estos obsequios abundan los que están relacionados con la reivindicación independentista. Montse Sánchez, presidenta de la asociación Súmate le entregó una reproducción del pergamino de la declaración de independencia de Estados Unidos, además del libro "1.000 imágenes de la independencia de Catalunya". Los Cascos Grocs del Maresme le dieron uno de sus cascos en el acto de conmemoración de los 10 años de la celebración del referéndum independentista de Arenys de Munt. El alcalde de esta ciudad le hizo entrega de una reproducción del monumento a la independencia y el Comité de Solidaridad Catalana de Perpiñán le hizo llegar el libro "55 urnas por la libertad".

Las tradiciones culturales y folclóricas tienen una presencia notable en el almacén de objetos que habrá que ver hacia dónde van ahora. En el viaje que Torra hizo a Estados Unidos para participar en el Festival Smithsonnan le cayeron 25 regalos procedentes de grupos de castellers, geganters, dansaires y catifaires. Incluso un trabajo de fin de máster dedicado a la música y el baile tradicional en las tierras del Ebro. La alcaldesa de Berga le dió una carota y un fuet (petardo) de la Patum, la Colla de los Diablos de Cabrils, un cetro de diablo de los Peluts de Foc y la Coordinadora de Ball de bastons de Catalunya, un par de bastones populares. Torra tendrá tres espadas para elegir si se queda con alguna: la de los Cuirassers de Sant Jordi, cortesía de los Micalets; la de Sant Jordi, de la Asociación Medieval de la leyenda de Sant Jordi, y la de Soler de Vilardell, que le regaló el alcalde de Sant Celoni. Seguro que se queda con el libro "Ratafia de Besalú. 25 años de historia. 1993-2018 ", que le hizo llegar el alcalde de esa ciudad.

Algunos personajes conocidos del mundo de la política y la cultura también han tenido detalles con el ya expresidente. Es el caso de Ada Colau, Jordi Savall, Miguel Angel Aguilar, Alex Salmond, Pedro Sánchez o Ana Pastor. Es de suponer que Quim Torra no tendrá demasiado interés en quedarse con el libro "El palacete de la Moncloa" que le regaló Sánchez o con la figura de la Constitución española regalada por la presidenta del Congreso, Ana Pastor.

Hay verdaderas curiosidades. El alcalde de Begur le hizo llegar una caja de madera con cuatro recipientes con arena de las playas de esta villa ampurdanesa y una mujer le regaló el libro "450 años del nacimiento de Galileo". Y también habría que ver qué cara hizo Torra cuando Misericordia Anguera, de "Avis i àvies per la llibertat" le regaló el libro "Oriol Junqueras. Hasta que seamos libres".

Un acuerdo del gobierno de la Generalidad de 21 de junio de 2016 regula qué hacer con los obsequios recibidos por los altos cargos. Dice que hay que "abstenerse de aceptar regalos y donaciones de particulares y de entidades públicas y privadas, a excepción de las muestras no venales de cortesía y objetos conmemorativos, oficiales o protocolarios que le puedan ser entregados en razón de su cargo. En este último caso, las muestras no venales de cortesía y objetos conmemorativos, oficiales o protocolarios se depositarán en la consejería que establecerá el uso a que se destinarán y se publicará en el portal de la Transparencia de la Generalitat ".

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides