Los otros presos

Una alumna de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UAB me explicaba que periódicamente iba a visitar presos. Le había pedido de acompañarla algún día consciente de que no lo haría por falta de tiempo o porque me imagino que no debe de ser tan fácil como presentarse con ella en la puerta de la cárcel diciendo que tienes curiosidad por conocer la experiencia y que te dejen pasar. Con la pandemia por enmedio las complicaciones para hacer realidad esta aspiración seguro que son todavía mayores.

El suyo no es un caso aislado, claro está. Hay gente que hace estas cosas y que causan mi admiración. Gente como Xavier Badia, Juli de Nadal, Roser García e Irene Monferrer, cuatro voluntarios de la comisión de Prisiones de Justícia i Pau. Han participado en el programa de este grupo para acompañar a personas que salen del centro penitenciario y explican sus impresiones de esta vivencia en el libro "Salir de la prisión: una aventura incierta. Voluntariado penitenciario, valor de sociedad" (Icaria Editorial).

Badia, de Nadal, García y Monferrer nos explican cómo ha influido en sus vidas este voluntariado, nos dan a conocer cómo ha sido el tránsito a la libertad de catorce presos, entrevistan a dos de ellos y, también, a otros voluntarios. Recomiendo adentrarse en este reportaje de 133 páginas para conocer una parte de la realidad que miramos siempre desde lejos o, simplemente, no miramos. Con resúmenes de pocas páginas, sabremos qué se encontraron cuando salieron de prisión y como lo digirieron Issam, Antonio, Ramon, Pamela, Marcos, Amar, Salif, Andrés, Yossuf, Carlos, Fadila, Sergio, Ágnes y Curro. La compilación de vivencias la han hecho posible veinticinco miembros de la comisión de Prisiones de Justícia i Pau.

Son historias duras y que a menudo no tienen un final feliz, pero el esfuerzo de los voluntarios para ayudarlos es loable y, evidentemente, no es inútil. Historias que nos recuerdan el largo camino que hay que recorrer para acabar con las discriminaciones e injusticias que genera y sufre nuestra sociedad. Esta "aventura incierta" no justifica, evidentemente, los delitos cometidos por las personas que están en la cárcel pero nos permite entender mejor su comportamiento. También nos muestra tanto los esfuerzos que hace la administración penitenciaria para ayudar a estas personas como sus carencias y fracasos.

Los autores dicen que han escrito "Salir de la prisión" para "estimular la conciencia de la sociedad sobre la necesidad de su participación en la reinserción de las personas privadas de libertad" y que "hay esperanza de salir de la marginalidad". "La sociedad tiene que luchar para hacer realidad esta esperanza", concluyen.

Hay vida a la salida de la prisión. Y hay esperanza.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario