Un 31% de menores en Cataluña son víctimas de la pobreza infantil

A pesar de tener un PIB elevado, es la comunidad que, proporcionalmente, menos invierte en gasto social en toda España
Pobreza infantil

Cataluña tiene el dudoso honor de estar a la cola en gasto social y al frente en pobreza infantil. El 31% de los niños y niñas catalanas, alrededor de 430.900, están en riesgo de pobreza y exclusión social, casi una tercera parte de la población infantil, un dato que no para de aumentar. A guisa de ejemplo, en 2018 este porcentaje era del 28,6%. Se da la paradoja que Cataluña es considerada una de las primeras economías españolas, con uno de los PIB más altos, situada al nivel otras regiones europeas, pero es uno de los lugares donde se sufre más pobreza infantil, sólo superada por Rumanía y Bulgaria.

La organización Save The Children alerta que la pobreza infantil se tiene que poner en la mesa de debate por visibilizarla, como explica Emilie Rivas, la responsable de políticas de infancia de esta ONG en Cataluña: "Es un tema invisible. La Generalitat lo incluye a nivel de discurso, pero no se han comprometido a hacer nada. Hay un cierto interés, pero no se ha hecho ni una mesa ni una comisión de estudio. Sólo palabras".

Este salirse por la tangente de la Generalitat respecto a la pobreza infantil, también lo denuncian desde los ayuntamientos catalanes. Fuentes municipales de un consistorio del Baix Llobregat aseguran a EL TRIANGLE que "la Generalitat siempre va corta de presupuesto, y somos los ayuntamientos los que tenemos que aportar los recursos para intentar hacer frente. La pobreza infantil es un fenómeno que no está representado. Hay un pacto por la infancia, pero es sólo un indicador, no hay acciones, ni debate, ni nada, es humo. Todo es humo".

Tener hijos empobrece
El riesgo de sufrir pobreza no es el mismo para todos los hogares. Tener hijos a cargo aumenta en un 26,3% el riesgo, y si eres una familia monoparental, el índice sube al 46,9%. En Cataluña tener hijos empobrece, y esto, según explica Emilie Rivas, es una anomalía en el conjunto de Europa: "En la mayoría de países hay una prestación por hijo a cargo que ayuda a la crianza de los hijos, pero aquí no. Los niños son el colectivo más pobre de todos, y es porque no hay ayudas específicas. Las rentas garantizadas o el ingreso mínimo vital no los contemplan".

Las prestaciones por hijos a cargo se han ido diluyendo a lo largo del tiempo, integradas en otras pensiones compensatorias que no son suficientes, fruto de un sistema contributivo. Cómo explica Emilie Rivas, "niños y personas mayores de 65 años, como que no trabajan, tienen unas tasas de pobreza parecidas, pero gracias a la jubilación la tasa de pobreza de la gente mayor se revierte, en un 85%, y su vida mejora. Pero en cuanto a los niños sólo se revierte en un 20%, porque no hay ayudas, ni sistema de protección social. Tal como tenemos la protección social, es un sistema contributivo; si no has contribuido antes, no te protegeremos ni te ayudaremos, por eso los niños quedan fuera".

Redistribuir la riqueza
La Generalitat, con unos presupuestos exiguos en políticas sociales, no tiene a su agenda la pobreza infantil y centra sus esfuerzos en seguir proclamando su compromiso, pero sin pensar en una redistribución de recursos que podría poner freno a la pobreza. Las rentas garantizadas y el ingreso mínimo vital se convierten en migajas a repartir entre una población pobre que va en aumento y, como explican desde el ayuntamiento del Baix Llobregat, "hay una carencia de liderazgo político tremenda. La pobreza infantil necesita para recuperarse familias con recursos, y en Cataluña somos de las comunidades con menos rentas garantizadas".

Y es que nacer y crecer en una situación de pobreza tiene consecuencias, puesto que, la pobreza se hereda. Según datos de Save The Children, el 80% de los niños que viven en la pobreza serán pobres de adultos, y esta misma pobreza condiciona la educación y la salud. Cómo explica Rivas, "los niños que están en riesgo de pobreza no tienen las mismas oportunidades, la brecha escolar se ensancha, aumenta el abandono escolar y tienen perspectivas laborales más difíciles. Además se resiente su salud con una prevalencia de la obesidad infantil".

Acabar con la pobreza infantil tendría que ser un objetivo prioritario, y desde Save The Children se proponen fórmulas como la redistribución de la renta garantizada, utilizando los 380 millones del presupuesto de 2020 para crear una prestación exclusiva para familias con hijos a cargo, al mismo tiempo que se crea un complemento de vivienda, tal como se hace en la renta del País Vasco. Según Emilie Rivas el camino a seguir es muy claro: "Tenemos que invertir en pobreza infantil porque es un tema de futuro; si no, el sistema de bienestar, tal como lo tenemos diseñado ahora, no aguantará".

LEE EL ARTÍCULO ENTERO EN EL N.º 1410 DE LA EDICIÓN EN PAPEL DE EL TRIANGLE

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides