Los funcionarios de prisiones denuncian ser «ciudadanos de segunda» para la Generalitat

El hermetismo de la administración respecto a los casos de coronavirus pone en riesgo a los trabajadores de los centros, a los cuales no los hacen pruebas de manera recurrente
Celdas de la prisión

Ineficaces, poco realistas y peligrosas, con esta contundencia el sindicato Acaip, Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias, califica las políticas relacionadas con la pandemia de la covid-19 aprobadas por la secretaría de Medidas Penitenciarias para las prisiones catalanas. Unas medidas que incluyen la reactivación de los vis a vis familiares y de convivencia, pero también el hecho que a los funcionarios no les hagan las pruebas PCR en los centros de manera recurrente, a pesar de estar conviviendo con una población de riesgo o la reapertura de las escuelas penitenciarias.

Francesc López, portavoz de Acaip, asegura que la medida de los vis a vis ha sorprendido incluso a los mismos internos, conscientes del riesgo que supone "abrir la puerta a los vis a vis es abrir la puerta, un palmo, a la covid, pero por este agujero se cuela. Los internos son conscientes del riesgo, pero aquellos que lo han demandado más son los que hacen trapicheo en la prisión y necesitan un canal para poder acceder en estas sustancias". Acaip señala que a pesar de que se quiere mantener las medidas de seguridad como las mascarillas o la distancia, es imposible de controlar, "es ilusorio que alguien piense que no se abrazarán padres e hijos durante un vis a vis familiar". Los vis a vis íntimos, pero, continúan prohibidos.

La covid-19 en las prisiones catalanas es todo un misterio por culpa del hermetismo de la Generalitat respecto a los internos infectados con la enfermedad y los funcionarios se sienten menospreciados por la administración, "no tenemos un canal, entre justicia y sanidad, para poder informar si un trabajador está expuesto al virus y que le puedan hacer un test rápido", afirma Francesc López y añade que "durante toda la pandemia sólo nos han hecho un test". Las competencias en materia sanitaria de las prisiones catalanas corresponden al Instituto Catalán de la Salud (ICS) que sólo tiene acceso a las fichas sanitarias de los internos pero no a las de los funcionarios, que quedan desprotegidos en un limbo sanitario, "el personal sanitario de un centro no puede hacer una solicitud al laboratorio de análisis para pedir una prueba para un funcionario, a pesar de tener los tests al mismo centro penitenciario", aseguran desde Acaip.

En un memorándum, al cual ha tenido acceso EL TRIANGLE, Servicios Penitenciarios arrecia esta situación, según se cita textualmente, "el Departamento de Justicia no tiene ni la capacidad, ni la autoridad, ni la competencia para hacer el test y que la autoridad sanitaria es la encargada de conducir la situación y de dictar las instrucciones y las directrices, que van cambiando dependiendo de cómo evoluciona la enfermedad. El Departamento de Salud es quien tiene que facilitar los reactivos y establecer la metodología a emplear".

Un ejemplo, en Brians 1, una de las prisiones catalanas, uno de los funcionarios se atrincheró "" para que le hicieran una PCR puesto que estuvo en contacto con un positivo y se negaba a volver a casa por miedo a contagiar a su familia. Finalmente lo consiguió, pero, como explican desde Acaip, "se han llegado a hacer test a 200 internos de un módulo y no a los trabajadores, somos ciudadanos de segunda por la Generalitat".

Actualmente en la prisión de Quatre camins, a raíz de un positivo confirmado de los internos que trabajan en las cocinas, se ha confinado todo un módulo, el MR8, "los funcionarios, pero, estamos desconcertados", declaran desde Acaip, "puesto que los internos provienen de diferentes módulos y se mezclan en la cocina para trabajar". Una situación similar se da en la escuela penitenciaria, que según un tuit del Departamento de Justicia, se vuelve a reabrir, ante la estupefacción de los funcionarios, que entienden que es un gran riesgo mezclar poblaciones de internos. Desde Acaip consideran que "ahora que se reducen los grupos a seis personas, metes los internos en aulas, porque claro, como que ya conviven en módulos… es ridículo".

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides