Los otros Floyd

Ahmaud Arbery, Breonna Taylor, Atatiana Jefferson, Botham Jean, Philander Castile, Freddie Gray, Tamir Rice, Michael Brown, Eric Garner, Trayvon Martin… Son los otros George Floyd, afroamericanos asesinados a manos de la policía, y sólo son de la última década, y hay más, pero no todos trascienden. De estos, Rice, Brown y Martin tenían 12, 18 y 17 años, respectivamente. Rice, por ejemplo, jugaba con una pistola de plástico en Cleveland (Ohio) cuando un agente de la policía lo abatió. Todos, como Floyd, coinciden en una misma circunstancia: son afroamericanos. Y los asesinos (muchos), campan libres.

Según un estudio reciente, un ciudadano afroamericano es más probable que muera de un tiro en la cabeza que le toque la lotería. Según el estudio, 1 de cada 1.000 personas negras de Estados Unidos espera morir como Floyd. Lo que la estadística les coloca 2,5 veces más propensos que las personas blancas. Así también lo asegura la ONG Mapping Police Violence, que afirma que las personas negras tienen casi tres veces más opciones que las mate un policía, mientras que el diario 'The Washington Post' divulgó que, por cada millón de habitantes del país, 30 afroamericanos mueren por disparos de la policía; muy cerca de los 22 que corresponde a los hispanos, aunque lejos de los 12 blancos.

Una vez más, la injusticia ha hecho reaccionar a la comunidad afroamericana que, de manera mayoritariamente pacífica, ha salido a la calle y ha hecho frente a una administración, la de Donald Trump, que suele apagar fuego con gasolina. Trump es, sin duda, el peor presidente que ha tenido y sufrido los Estados Unidos, y el más racista. Las leyes deberían echarlo por enajenación mental de manera inmediata. De vez en cuando, sería bueno recordar que el esperpéntico presidente del tupé color zanahoria, tiene el control del botón rojo, y que, ¿quién lo duda?, es más peligroso que un mono con escopeta.

Sea como sea, el lastre racista estadounidense no es ni nuevo ni efímero. Así, el anterior presidente, para mí uno de los mejores políticos que ha dado la humanidad, Barak Obama, tampoco lo supo resolver, y, recordemos, fue el primer presidente negro de Estados Unido. Ahora, recordando el asesinato del enésimo afroamericano de los Estados Unidos, dice: "Esto no debería ser normal en los Estados Unidos de 2020", y no le falta razón. No obstante, si bien es cierto que él al menos no remó en dirección contraria, tampoco lo consiguió.

Visto desde la lejanía, es fácil opinar y criticar. Pero, recordemos que la comunidad negra catalana (española en general) es cada vez más importante, y sólo hay que ver qué puestos de responsabilidad, en todos los ámbitos, ocupan, y como los tratamos, a ellos y otras comunidades. Es decir, está bien tomar conciencia, pero moderando la hipocresía.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario