Un exempleado del ANC denuncia abusos laborales y nepotismo

El politólogo belga Christophe Bostyn considera "un desastre" la organización de la entidad y señala a Elisenda Paluzie, Joan Canadell y Betona Comín
Elisenda Paluzie y Joan Canadell
Elisenda Paluzie y Joan Canadell

Christophe Bostyn, un politólogo belga y exempleado de la ANC, ha denunciado en Twitter que la entidad independentista que preside Elisenda Paluzie comete abusos laborales, mantiene en la precariedad a sus trabajadores, practica el nepotismo y politiza la plantilla. Bostyn, que ejerció de técnico de apoyo en la Comisión de Incidencia Internacional de la entidad, lo ha reflejado en tres hilos de la conocida red social.

En el primero, empieza explicando que los trabajadores de la ANC han tratado de mejorar la situación laboral durante dos años, pero que no lo han conseguido. Seguidamente, asocia la eventualidad en la contratación de la entidad con la obediencia: "El motivo es evidentemente el de siempre y de todas partes donde se cultiva la subordinación y la dominación del trabajador: Compórtate y haz lo que te digamos o te echamos cuando nos dé la gana". "De hecho, es lo que nos dijo Joan Canadell", añade sobre el actual presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona. "El diseño de la Asamblea es eso: buenas intenciones, pero un desastre en la práctica. Así, hay continuamente secretarios que se interponen en el trabajo de los trabajadores profesionales, imponiendo sus ideas y órdenes, sin tener ni la mínima idea de lo que hacen", se queja.

Bostyn asegura que la secretaria nacional de la anterior etapa fue impuesta por "motivos políticos" y que en 2018 presentó un escrito al coordinador de su comisión para mejorar la organización laboral, del que Paluzie estaba al corriente, pero que nada cambió. Asimismo, lamenta que la presencia de la gerente de la ANC impedía a los trabajadores la organización de asambleas en su puesto de trabajo, y que cuando "organizamos elecciones de representación de los trabajadores", "suena la alarma en el ala más derechista de la ANC, con Canadell como cara visible en la Comisión de Gerencia Administrativa". Esta comisión les hizo una oferta "tan infumable que ni el Comité Permanente la consideró", resume.

En la segunda parte de su retahíla de tuits, Bostyn señala que los recepcionistas de las oficinas de la ANC, subcontratados, "cobraban 380 euros brutos de su empresa" y "el resto en extras y en negro", y que la dirección de la ANC no intervino, tampoco cuando la empresa quebró, según su relato. También manifiesta que una compañera en situación laboral precaria ganó las elecciones organizadas por los trabajadores y que "la gerente de entonces la increpó y la abroncó en el pasillo", y que por su nueva posición de representante de los trabajadores le denegaron un ascenso a jefa de departamento que, le habían prometido. Bostyn, que asegura que la actual jefa de comunicación fue elegida a dedo y no es apta para ejercer el cargo, añade que esa responsable pertenecía al "bando que quiere mantener de todas todas el control sobre la Assemblea". "Soldado leal y topo entre los trabajadores", especifica.

El politólogo describe un entorno laboral caracterizado por "despidos cada dos por tres (hay una rotación de personal increíble en la ANC), gente que se marchaba desgastada" y "asco con la situación laboral de la Assemblea". "No te atrevas a pedir un taxi. Para los que teníamos suerte, había una T-10 que podíamos utilizar. Y gracias. Todos los pluses y derechos al convenio (tan pésimo)? Ni uno se respeta", afirma. Además, asegura que Canadell consideraba que "no era realista respetar el convenio", aunque "la ANC tenía 3 millones en caja", y que se pagaban pluses "en secreto", en función de si " eran buenos chicos o chicas". "Incluso, falsificaron un contrato laboral de una becaria con visado de estudiante y que estaba contenta con cualquier sueldo que le daban", denuncia antes de recordar que "Paluzie y compañía" asistían el 1 de mayo a la celebración del Día del Trabajador.

En cuanto a su situación, Bostyn manifiesta que Paluzie y Betona Comín -miembro del secretariado de la ANC y hermana del exconsejero Toni Comín- lo perjudicaron modificando el grupo involucrado en el proceso de selección de un puesto de trabajo en la ANC al que optaba. De Betona Comín también destapa que "recibió críticas internas por sus viajes a Bruselas" pagados por el ANC "y su afán por pasar contratos a empresarios amigos e introducirlos".

En el tercero y último hilo con el que denuncia las dinámicas internas de la ANC, Christophe Bostyn atribuye a Canadell la idea de un "plus de productividad" para los "trabajadores que se comportan". "En una entidad donde la dirección envenena o dificulta el funcionamiento de la oficina, los trabajadores ahora dependen de un bonus aleatorio. Y de eso se trata. De mantener quieto todo el mundo. Ahora reina el miedo y la desilusión. El nuevo gerente ha comprado, con un pequeño plus, a la representante de los trabajadores. El bonus, lo utiliza como zanahoria", afirma.

Por último, explica que ha publicado esta serie de tuits porque aunque denunció la situación al sindicato independentista Intersindical-CSC, "no oigo mucha cosa de mi caso legal desde hace tiempo". "¿La situación a la Asamblea? Un desastre. La entidad está desgastada y debilitada por la pésima gestión de los últimos dos años", concluye.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides