Las poderosas ADF se oponen a la ley de la Naturaleza que impulsa Calvet

Revuelta del mundo rural y de las comarcas de montaña contra el "centralismo" de JxCat
Damià Calvet

La proposición de ley de creación de la Agencia del Patrimonio Natural y la Biodiversidad (APNB), más conocida como ley de la Naturaleza, está provocando un tsunami histórico en las zonas rurales y en las comarcas de montaña, granero tradicional de votos de JxCat (antes Convergència). La oposición a esta ley, que impulsa el consejero de Territorio y Sostenibilidad, Damià Calvet, se está extendiendo como un reguero de pólvora por la Cataluña interior y se ha convertido en un clamor contra las políticas “centralistas” de Barcelona que no tienen en cuenta ni la opinión ni las necesidades reales de la gente que vive en el medio natural.

El consejo de alcaldes del Pallars Sobirà fue uno de los núcleos iniciales de este movimiento contra la ley del consejero Damià Calvet, al cual se han ido añadiendo, en los últimos días, un montón de municipios de Cataluña, la Diputación de Lleida y una larguísima lista de entidades, asociaciones y colegios profesionales, desde la patronal Fomento del Trabajo hasta los representantes de los ganaderos del ovino y del caprino. Este ‘tsunami’ ha cogido a contrapié al consejero Damià Calvet, que ya había asumido la aprobación de la Agencia por el Parlamento, prevista para este mes de junio.

Dos bloques
En un principio, la APNB contaba con el apoyo de JxCat, ERC, PSC y Comunes, hecho que garantizaba su aprobación sin problemas en el Parlamento. Pero el levantamiento del territorio contra los contenidos de esta proposición de ley ha hecho que ERC y socialistas hayan estado atentos al clamor que sale de la base comarcal y han decidido cambiar su criterio, dejando al consejero Damià Calvet en una delicada posición.

A estas alturas, se han creado dos bloques alrededor de esta polémica ley. De un lado, JxCat, que sigue manteniendo en pie su redactado actual, y que cuenta con el apoyo de Podem, la CUP, la cúpula del sindicato Unió de Pagesos –cada vez más cuestionada por sus afiliados por esta actitud- y un centenar de asociaciones ecologistas de la Red para la Conservación de la Naturaleza. Del otro, una gran coalición que reúne a ayuntamientos, consejos comarcales, ERC, PSC y una miríada de entidades empresariales y profesionales con fuerte arraigo en el territorio.

“Rechazo total”
Un posicionamiento muy importante que se acaba de producir es el del poderoso Secretariado de Federaciones y ADF de Cataluña, plataforma que reúne a las 300 agrupaciones de defensa forestal (ADF) que existen. Las ADF son unas organizaciones que vertebran el territorio con grupos de voluntarios que velan por la protección de los bosques y que cuentan con importantes medios de movilidad y para la lucha contra los incendios. El año 2018 vieron reconocida su tarea con la concesión de la Cruz de Sant Jordi por el presidente Quim Torra.

Tradicionalmente, las ADF han sido mimadas por los gobiernos de Convergència, que las han considerado una “fuerza civil” que garantiza la vigilancia de las zonas rurales de Cataluña. Pero el Secretariado de Federaciones y ADF, que preside Xavier Jovés, acaba de enviar una carta muy contundente al presidente de la Generalitat, Quim Torra, y a las principales instituciones catalanas donde muestra su “rechazo total” a la ley de la APNB y reclama que se pare su tramitación parlamentaria.

Lucha por la hegemonía
La oposición frontal de las ADF a la proposición de ley del consejero de Territorio y Sostenibilidad es un golpe muy duro a los intereses políticos y electorales de JxCat en las zonas rurales y de montaña. Estas entidades fueron creadas a partir de los grandes incendios forestales que se produjeron en Cataluña en la década de los años 80 y 90 del siglo pasado y funcionan como un verdadero somatén.

Este divorcio entre los herederos de la antigua Convergència y ERC en las comarcas del interior, a cuenta de la ley de la Naturaleza, se enmarca en el contexto crítico que pasa el Gobierno de Quim Torra, más dividido y enfrentado que nunca entre los dos socios que le dan apoyo parlamentario. JxCat, manteniendo la defensa de Damià Calvet –que se postula como futuro candidato de esta formación- está cayendo en un craso error que puede decantar la lucha encarnizada por la hegemonía territorial que mantiene con ERC en el mundo rural en la perspectiva de las próximas elecciones al Parlamento.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides