Uno de estos días

La mañana del 8 de marzo repetí el ritual de cada domingo. Pasé por el quiosco compré el periódico y fui al bar de Juan a desayunar. Véte a saber como se llama de verdad. Es el nombre con que lo conocemos los clientes. A la mujer la llamamos Rosa. Los dos son chinos y se hacen llamar por estos nombres. A su hijo pequeño le han puesto Jose. Supongo que lo han bautizado así porque lo conozco desde muy pequeño. ¡Véte a saber!

Cuando entré por la puerta del bar, escuché la frase de cada semana: "¿Lo de siempre?". Y dije que sí, claro está. "Lo de siempre" era un bocadillo pequeño de jamón dulce, una agua y un café. Tiempo atrás, cuando todavía no me habían dado ataques de piedra en  un riñón, en vez de agua me tomaba un vichy. Por prescripción de amigos o por superstición dí el cambio. Después de desayunar i de leer alguno de los periódicos que había en el bar me despedía hasta la semana siguiente después de intentar conversar con Juan o Rosa, con las enormes dificultades que las barreras idiomáticas ponían entre nosotros,

Un día de estos tengo que volver a su bar. Por ahora no me atrevo. Cuando vaya, seguro que Jose estará irreconocible. En niños tan pequeños, tres meses son una eternidad. Quizás ya no se tira por el suelo o se escapa del control de los padres. Un par de veces tuve que ir a buscarlo cuando huía aprovechando que sus padres estaban atareados.

Un día de estos tengo que vencer el miedo, la pereza y la comodidad en la que me he instalado desde que nos confinaron y volver a desayunar "lo de siempre".

En estos cerca de tres meses he descubierto que se pueden hacer muchas actividades periodísticas y docentes sin salir de casa. He aprendido a utilizar sistemas digitales para hacer entrevistas desde la distancia y para mantener reuniones con una veintena de estudiantes universitarios desde el ordenador de mi habitación de trabajo. Pero tengo claro que aquel mundo mejor posible que reivindicábamos y que todavía anhelamos no se puede construir encerrado cada cual en su casa. Pronto tendré que volver a salir a la calle para intentar ayudar a esta causa. No puede ser que el miedo, la pereza y la comodidad se me acaben imponiéndose.

La única rutina que quiero mantener es la de ir los domingos al bar deJuan y tomarme "lo de siempre". Uno de estos días la retomaré.

Uno de estos días. ¡Lo prometo!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario