Los servicios funerarios de Barcelona están a punto de colapsar por el coronavirus

La Generalitat interviene los precios y el Ayuntamiento de Barcelona mantiene sus tarifas
Tanatorio vacío por el estado de alarma

El Ministerio de Sanidad ha prohibido los velatorios y ha restringido las ceremonias fúnebres para evitar el contagio de la Covid-19. Esta norma se aplicará en todas las muertes, independientemente de si son por coronavirus o no. La celebración de ceremonias, civiles o religiosas, se posponen hasta que acabe el estado de alarma.

Con un único crematorio funcionando, salas de velatorio cerradas por orden del Ministerio de Sanidad, despedidas de solo media hora y ni misas, el servicio funerario de Barcelona está a punto de colapsar y el clavo que lo remata es el precio por servicio que ha fijado la Generalitat, 2.450 euros, una cifra lejos de los presupuestos de 6.000 de media que mueven las funerarias para cada entierro.

El Gobierno catalán quiere poner un freno a la especulación mortuoria, que en tiempo de pandemia podría suponer hacer el agosto de estas empresas. El Ayuntamiento, que se ha sumado a la demanda, no ha bajadobsus tarifas que continúan siendo de 550 euros, lo que incluye la incineración o la primera cuota del nicho, en concesión a cinco años, tasas municipales y urna o mano de obra en caso de inhumación. Los 1.900 euros restantes son para las funerarias.

La previsión de muerte de miles de catalanes a causa de la Covid-19 ha puesto contra las cuerdas el sistema funerario catalán que de momento ha aumentado sus plantillas entre acusaciones de riesgo de contagio por no disponer de los equipos de protección individual.

El consistorio barcelonés para evitar el colapso ha asignado a una funeraria por cada centro hospitalario y será esta empresa la que se encargará de contactar con la familia del difunto y agilizar las gestiones.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides