Los votantes no siempre tienen razón

La frase "el cliente siempre tiene razón" me provoca sarpullidos. No, el cliente no tiene siempre razón. A menudo se equivoca y no hay que aceptar sus peticiones, exigencias o impertinencias porque de lo que se trata es de que pague, aunque el dependiente tenga que tragarse la dignidad para que la empresa donde trabaja haga caja.

Es como cuando en cualquier deporte se da más importancia al resultado que al buen juego o al comportamiento respetuoso de los que lo practican. A esta actitud se la ha bautizado como 'resultadismo'. También estoy en contra de ello.

En política y procesos electorales se suele actuar en base a este resultadismo. Importan los votos, vengan de donde vengan y se consigan como se consigan. Se trata de 'pescar' sufragios sea como fuere, sin muchos escrúpulos. "El votante siempre tiene razón", sería el lema que resumiría esta práctica.

Si los votantes estuvieran siempre acertados, ¿cómo tendríamos que interpretar que Hitler llegara a gobernar Alemania mediante un proceso electoral? Y sin llegar a un caso tan extremo, ¿qué tendríamos que pensar de las decisiones de los electores que han llevado a Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos o a Jair Bolsonaro a la del Brasil, para citar dos casos lejanos y no ponerme en contra de entrada a los lectores catalanes y/o españoles que estén leyendo esta columna.

Esta reflexión sirve tanto a la hora de elegir el presidente de un país, el de la escalera de vecinos o la película que merece ganar un Òscar.

Y, aquí voy, también se puede aplicar a un referéndum para que un país deje de pertenecer a la Unión Europea o para que otro se declare independiente de uno del que forma parte.

No sé si algún día habrá un referéndum sobre la independencia de Catalunya. Pero si llega a celebrarse uno, tendré muy claro que gane quién gane no tendrá la razón definitiva. Habrá ganado, pero la razón es para quien se la trabaja. Y hay que trabajársela cada día.

Posdata: En la lucha contra la Emergencia Climática, por favor, quienes mandáis o queréis hacerlo no penséis en los votos de la gente sino en sus necesidades, dignidad y seguridad.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario