Catarsis independentista

El Parlamento acoge los ex consejeros encarcelados que instan a seguir trabajando
Quim Forn

Catarsis independentista. El Parlamento de Cataluña ha vuelto a ser el terreno de juego donde el independentismo ha jugado al espejismo de la unidad. La excusa perfecta era la comisión de investigación sobre las causas de la aplicación del artículo 155 después de la nonata república catalana.

Esta comisión, a la cual no participan PSC, Ciutadans y PP al considerar que se trata de “propaganda”, recibía el 28 de enero los ex consejeros encarcelados: Oriol Junqueras, Jordi Turull, Raül Romeva, Quim Forn, Josep Rull i Dolors Bassa.

A pesar de que Cs no  participa, ha aprovechado el inicio de la sesión con Oriol Junqueras para que Lorena Roldán, escoltada por Carlos Carrizosa, hiciera una intervención con preguntas al líder de ERC. Pero no han esperado a las respuestas. Al acabar la intervención, tanto Roldán como Carrizosa se han levantado y han abandonado la sala ante la propuesta de Junqueras de “dialogar incluso con los que nos quieren ver en la prisión”.

Los aparatos organizativos de JxCat y ERC lo habían preparado todo concienzudamente: habían invitado toda una retahíla de amigos y conocidos. Las dependencias del Parlamento son las que son y los espacios están acotados. De este modo, ni los funcionarios podían pasar por las zonas donde se encontraban los “invitados”.

Eso sí, la propagandista del puigdemontismo Pilar Rahola tenía su lugar reservado en la bancada destinada a los diputados. Aunque solo por la mañana. A la tarde tenía tele.

La primera al llegar ha sido Dolors Bassa. Ha sido recibida por el Gobierno de la Generalitat en pleno, con Quim Torra, Pere Aragonès y Roger Torrent juntos, como si 24 horas antes no se hubieran estado sacando los ojos. Tenía que ser una jornada de tregua en las peleas internas. Hoy, bálsamo. Mañana, ya se verá. El coro por delante de la razón.

La claque estaba bien colocada y Bassa ha entrado en el Parlamento hasta el lugar reservado y privado lejos de los curiosos. En la calle, ni medio centenar de personas a las puertas del parque de la Ciutadella.

En pocos minutos de diferencia, ha sido la llegada de los cinco hombres. Todos ellos han entrado juntos y se ha vuelto a repetir el paseo, con aplausos y llamamientos de ¡“libertad”!

Las comparecencias eran para que explicaran las consecuencias del 155. En realidad, todos ellos han hecho un discurso político. Pero Forn,  Rull i Bassa han centrado el discurso en las consecuencias del 155 en sus respectivos departamentos.

Junqueras y Turull han hecho unos discursos muy políticos. Han descubierto lo “deep state” como culpable de las “falsas” acusaciones hacia dirigentes políticos, tanto independentistas como no.

Todos ellos han seguido apelando al diálogo y a la unidad independentista, en el caso del ex consejero de Presidencia y ex dirigente de Convergència, así como también por parte de Forn. De este modo, han reñido ERC y JxCat por los rifirrafes por la aceptación de la inhabilitación de Quim Torra.

Junqueras, en cambio, ha mostrado un perfil más moderado que a las últimas entrevistas. Eso sí, todos ellos han insistido en que volverán a insistir al proclamar la independencia “aprendiendo de los errores”, pero a la vegada han insistido en el diálogo, ofrecido por Pedro Sánchez.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides