Por qué discutieron Manel Arroyo y Gerard Guiu en el palco del Camp Nou?

Palco del Camp Nou

Al FC Barcelona, una entidad compleja y de una intensa vida social interna, se producen tensiones que rara vez afloran públicamente, cómo ha sido el caso de las diferencias entre dos personajes como el ex directivo Manel Arroyo, hombre fuerte de DORNA, la sociedad que explota el Mundial de Motociclismo, y el ex ejecutivo del club azulgrana Gerard Guiu.

Dos personajes que acabaron enfrentados, uno dimitiendo de su condición de directivo, Manel Arroyo, y el otro saliendo del club por la puerta trasera después de librar  una enconada batallla personal por el dominio de la oficina del club en Nueva York. Tal llegó a ser el grado de tensión entre los dos que Arroyo acabó presentando su dimisión el verano pasado y Gerard Guiu, que llegó a ser jefe de gabinete del ex presidente Sandro Rosell, fue no renovado después de haber trabajado como agregado en la oficina comercial de Nueva York del FC Barcelona.

A pesar de que los dos habían dejado formalmente el club meses atrás, la casualidad hizo que coincidieran en el Palco del Camp Nou hace sólo unas semanas. Un encuentro no deseado y crispado que, según algunos testigos, intensificó sus enormes diferencias hasta el punto que en el fragor de la discusión el contenido de un vaso saltó por los aires, parece que fruto de la excitación de Manel Arroyo.

Algunas fuentes sostienen que la dimisión de Manel Arroyo el verano pasado guarda relación con la tensión vivida en la oficina del FC Barcelona en Nueva York entre Gerard Guiu, donde fue enviado a petición propia, y su responsable Arno Trabesinger, hombre de confianza de Arroyo. Ni Arno ni Gerard ni el mismo Manel Arroyo, que sigue triunfando en DORNA al frente del Mundial de Motociclismo, están a estas alturas en el Barça después de un episodio que se asemeja más a una venganza que a otra cosa.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides