La falta de agentes y la vigilancia de los juzgados, culpables de la crisis de seguridad

Los sindicatos policiales señalan estos factores y recuerdan que hay 300 agentes pendientes de las sedes judiciales
Mossos d'Esquadra

Los sindicatos policiales culpan la falta de agentes y el dispositivo de vigilancia de las sedes judiciales de la crisis de seguridad que hay en Barcelona. Aseguran que, en algunos casos, los agentes que estaban a tocar de un delito no han podido ir porque están hipotecados vigilando las entradas de los juzgados.

Los sindicatos también defienden que algunos de los crímenes que ha habido durante esta oleada se habrían podido evitar con más presencia policial en las calles.

Los sindicatos recuerdan que desde el año 2012 que no entra ninguna nueva promoción de Mossos. Creen que con los 300 que se incorporarán en septiembre no habrá bastante para resolverlo. El portavoz del SAP-Fepol, el sindicato mayoritario de los MoSSos, Pere Garcia, cree que lo que hace falta es destinar más agentes a patrullar las calles.

Ahora bien, los sindicatos no sólo son críticos con la consejería, sino también con el poder judicial. Denuncian que cada día hay 300 agentes hipotecados a vigilar juzgados, dentro de la operación Toga, que se puso en marcha después de algunos ataques de los CDRs. El portavoz del sindicato Uspac, Francesc Vidal, dice que el dispositivo no tiene ni pies ni cabeza.

Aseguran que en algún caso han tenido que enviar policías que se encontraban más lejos porque la patrulla que estaba más cerca del delito estaba destinada a vigilar la sede judicial.

A esta situación se suma el hecho que el 40% de los agentes de la Guardia Urbana están de vacaciones. Según explica el diario Ara, desde los convenios laborales de la Barcelona preolímpica, dos de cada cinco agentes pueden hacer vacaciones durante agosto, un derecho adquirido cuando la ciudad quedaba vacía en verano. Ahora bien, el Ayuntamiento desvincula este dato del repunte de inseguridad de este verano; desde el consistorio dejan claro que la competencia en seguridad es de los Mossos y que hacen falta más agentes.

El último caso de violencia tuvo lugar domingo al atardecer en Vila Laietana, cuando el embajador del Afganistán en España fue víctima de un atraco con violencia en el centro de Barcelona. Un grupo de jóvenes lo rodeó y le arrancó el reloj.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides