Pactos federales

El federalismo se ha basado siempre en el pacto, la negociación y los acuerdos en beneficio de las minorías étnicas y lingüísticas y contra las desigualdades territoriales.

Cuando en octubre de 1868, el gobierno que nació de La Gloriosa optó por una monarquía constitucional, los demócratas que quedaron fuera del nuevo poder gubernamental, decidieron no ponerle trabas siempre que respetara los derechos individuales, y por otro lado, decidieron defender como mejor organización del Estado, la República federal. Los partidarios de la República se caracterizaron por la defensa de la secularización, el federalismo y la democracia. Se constituyeron grupos de federales en varias provincias de España, hasta constituir un Partido Republicano federal, en noviembre de 1868, con poca organización interna todavía. (Jon Penche, 2009). Los resultados de las elecciones a Cortes Constituyentes de enero de 1869 no fueron favorables a los federales, y los republicanos de las provincias intentaron aplicar las teorías de Pi y Margall, construyendo un republicanismo mediante pactos federales de abajo a arriba, partiendo de los municipios y pasando por las provincias y regiones históricas hasta el poder central. Para Pi y Margall, el régimen federal se tenía que basar en pactos sinalagmáticos, se a decir, con acuerdos conseguidos entre todas las partes firmantes (Isidre Molas, 2002).

Todos los federales que habían quedado dispersos en varias provincias decidieron firmar pactos federales entre ellas. El primero de los pactos se firmó en Tortosa el 18 de mayo de 1869 por los representantes de los territorios de la antigua Corona de Aragón, a los que siguieron los de Córdoba, el 11 de junio, entre las provincias de Andalucía, Extremadura y Murcia; el de Valladolid , el 15 de junio, entre las provincias castellanas; el de Eibar, el 23 de junio, entre las provincias vasconavarresas y el de La Coruña, el 18 de junio, entre Galicia y Asturias. La iniciativa federal se desplazó del Parlamento a los federales de la provincia.

Las asociaciones de federalistas, ya constituidas en varios lugares de España, y viendo el desconocimiento y el resentimiento que hay contra la alternativa federal, para la mejor governanza de un país con una diversidad tan grande como el nuestro, pensamos que era necesario volver a trabajar por un pacto federal a nivel de todo el Estado español, pero cómo que falta mucha pedagogía para hacer entender que federar es compartir y no separar, teníamos que empezar a dar ejemplo con nuestra propia práctica política.

Los Federalistes d'Esquerres de Tortosa hicieron varios actos de conmemoración del pacto el mes de mayo, con la presencia de los profesores Moreso, Pich, y Estany, y el día 22 de junio, nos encontramos en Eibar, invitados por el Ayuntamiento donde se firmó el pacto hace 150 años, representantes de federalistas de varias partes de España.

Firmamos de forma solemne el documento Por un nuevo Pacto federal representantes de las asociaciones federalistas del Pais Vasco, Andalucía, Catalunya, Madrid, Aragón y Valencia, y con la presencia de una incipiente asociación de Navarra. El documento firmado (www.federalistesdesquerres.org) señala que " El federalismo es la mejor manera de articular el poder político en una sociedad donde conviven identidades y sentimientos de pertenencia diversos. Es garantía de paz política porque enriquece la libertad, por la manera como armoniza todo lo que es propio y lo que es ajeno, lo que es singular y lo que es colectivo".

Las asociaciones firmantes reafirmaron que conmemorar los pactos del pasado no quiere decir tan sólo recordar, sino también actualizar y renovar los pactos federales, adecuándolos a la actualidad. "Conmemoramos el aniversario como un adelanto de la celebración de aquella integración en una comunidad política que se reconozca plural y diversa, y que fundamente su pacto en la lealtad y la equidad".

Las asociaciones de federalistas firmantes remarcamos la necesidad de que el federalismo se sitúe en la agenda política del Estado español, y como ya remarqué en mi discurso, es preciso que sea la ciudadanía la que reclame esta opción mayoritaria como señalan las encuestas, que salga del armario, y pida la alternativa federal como nueva forma de convivencia. Hay muchos federalistas que quizás no saben que lo son. Las asociaciones federalistas agrupadas bajo el nombre Por una España federal, esperamos despertar conciencia, intereses y pasión federal.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario