La educación y la cultura fundamentos para reconocer al otro

"El arte y la cultura son poderosos instrumentos para ejercitar la capacidad de traspasar fronteras". Najat El Hachmi

El arte, la cultura y la educación, pueden ser las bases para un diálogo y una convivencia sólida y de futuro, los instrumentos para el necesario reconocimiento mutuo que nos ayuden a superar enfrentamientos y fracturas y nos conduzcan al diálogo. Y las lenguas instrumentos de comunicación que tendrían que acercarnos y no enfrentarnos ni separarnos, sino enriquecernos y no empobrecernos.

En este sentido sería interesante promover desde las primeras etapas educativas el aprendizaje de las lenguas y culturas de las diferentes comunidades, regiones… en cada una de ellas, "El avance de las diversas culturas del Estado español beneficiará sin duda a las otras", reflexionaba Alfonso Comín y seguía "el progreso de la cultura de lengua castellana en Catalunya, y de la cultura andaluza o aragonesa, y de las otras, será un estímulo para el crecimiento de nuestra cultura catalana", y así mismo para el crecimiento de la cultura andaluza, aragonesa, gallega, murciana….

Posteriormente a mis reflexiones cayó en mis manos un artículo de J.Ayala-Dip escrito en diciembre del 2018, donde plantea el plurilingüismo como "una oportunidad para estrechar lazos entre territorios con lenguas propias" en vez de un peligro y la urgencia de "abordar mediante una ley la visibilidad de todas las lenguas a las escuelas españolas". Y propone el aprendizaje como lenguas optativas del euskera, el asturiano, el aragonés, el catalán y el gallego, sin que esto suponga ningún contratiempo por su sentimiento de pertenencia a España para el habitante de Extremadura o Castilla-La Mancha o Andalucía, cuyos hijos  las tengan en la lista de materias que cursarán: "Aquel día habremos resuelto muchos de los problemas territoriales que este país arrastra desde hace mucho tiempo innecesariamente".

Y desde las primeras etapas educativas, también, impulsar experiencias de intercambio y de convivencia entre todas las comunidades autónomas, y dentro de cada una entre las diversas zonas y realidades. Cómo dicen, 'el roce hace el cariño'. Un Erasmus intracomunitario e intercomunitari. Quienes hemos trabajado con la niñez y la juventud sabemos que los cambios que se trabajan con las niñas y los niños, las jóvenes y los jóvenes, se trasladan a las familias y a los hogares, y esto propicia un cambio de mentalidades. Unas comunidades hoy humanamente más ricas y complejas, fruto de la migración procedente de muchas partes del mundo, personas migrantes que llegan a nuestras comunidades cargadas de esperanza y dejando atrás historias de desgarro y de dolor, como lo hicieron en el siglo XX los andaluces, extremeños, murcianos, aragoneses… que llegaron a Catalunya.

"Por la mañana rocío / al mediodía calor, / por la tarde los mosquitos, / no quiero ser labrador". Cançó de bressol que llavors ja em parlava / del meu avi que dorm al fons d’un barranc, / d’un camí ple de pols, d’un cementiri blanc, / i de camps de raïms, de blats i d’oliveres. / D’una verge en un cim, de camins i dreceres, / de tots els teus germans que van morir a la guerra,"  canta Joan Manuel Serrat en su Cançó de Bressol.

Es urgente establecer puentes y articular realidades urbanas y realidades rurales, realidades metropolitanas y realidades agrarias, realidades de la montaña y realidades bañadas por el mar, los polígonos y las zonas vaciadas. El acercamiento y el conocimiento de la otra realidad desde la niñez. El industrial y agrario Baix Llobregat y la luz y el mar de Málaga y de Cádiz, la ventosa y fronteriza Tarifa y la escarpada Vall Fosca, la mediterránea y romana Tarragona y el ampurdanés Port de la Selva, el vaciado Teruel y la industrial Zona Franca, el verde Bierzo y el luchador Nou Barris, la fría Soria y la popular Vallecas, el monumental Santiago de Compostela y la levantina Valencia y un sin fin… Para dejar de anteponer el yo y el nosotros ante el y el otro y convertir este otro en nuestro. Para aprender a escuchar y a hablar, a convivir y a andar juntos.

Y sabernos decir como el poeta granadino Luis García Montero en su Libro primero: "Yo vengo sin idioma desde mí soledad,/ y sin idioma voy hacia la tuya. / No hay nada que decir, / pero supongo / que hablaremos desnudos sobre esto, / algo después, quitándole importancia, / avivando los ritmos del pasado, / las cosas que están lejos / y que ya no nos duelen."

 

 

Facebook
Twitter
WhatsApp

HOY DESTACAMOS

Deja un comentario

Noticias más leídas

 

Desactiva tu adbloker en nuestra web para disfrutar el contenido

  1. Pulsa el icono del adblocker
  2. Selecciona «No actuar en páginas de este sitio web» (o similar). También puedes pulsar el botón «Activado para este sitio» o «Pausar adblocker».
  3. Pulsa el botón refrescar de tu navegador para ver el contenido completo.