El copríncipe desobedece el Vaticano

Cuatro curas del Seminario del Pueblo de Dios siguen en activo al obispado de Urgell, a pesar de la fulminante prohibición de esta asociación por la Congregación para la Doctrina de la Fe, la sucesora de la Inquisición
El santuario-basílica de Núria tiene como cura custodi ud...
El santuario-basílica de Núria tiene como cura custodio un destacado miembro del SPD.

Joan-Enric Vives, el arzobispo de la diócesis de Urgell y copríncipe de Andorra, juega con fuego y se puede chamuscar. A pesar de la prohibición canónica de la asociación Seminario del Pueblo de Dios (SPD), continúa manteniendo en el cargo a cuatro curas que proceden de esta entidad sectaria, fundada en 1967 por Paco Casanovas.

El caso más emblemático es el del cura Joan Perera, nombrado por Joan-Enric Vives consiliario del santuario de Núria, uno de los lugares más codiciados de la diócesis de Urgell. Joan Perera entró a la comunidad de la SPD cuando sólo tenía 16 años y fue ordenado sacerdote en 2005, en una solemne ceremonia celebrada en la catedral de Santa Maria de Urgell y presidida por el mismo Joan-Enric Vives.

Las actividades, tildadas de heréticas y sectarias, de la SPD fueron investigadas por la Congregación para la Doctrina de la Fe, el organismo del Vaticano que vela para la ortodoxia de las prácticas católicas y que es la heredera de la temida Inquisición. Esto culminó con la publicación, el 15 de abril del 2017, de un decreto del cardenal de Barcelona, Joan-Josep Omella, que ordenó la extinción y la disolución de la SPD.

Esta entidad había llegado a tener un centenar de miembros, principalmente en Cataluña, pero también había extendido su presencia en Euskadi, Colombia y Alemania. Según la Congregación para la Doctrina de la Fe, en la SPD se practicaba la promiscuidad sexual entre sus miembros y su religiosidad estaba influenciada por el gnosticismo.

A partir de denuncias presentadas por particulares que se consideran damnificados por su experiencia en la SPD, la Congregación para la Doctrina de la Fe ha impulsado la constitución de un tribunal canónico en Vic para investigar más a fondo las actividades de esta asociación sectaria. De momento, hay 17 curas, vinculados al SPD, que están bajo sospecha.

La Conferencia Episcopal Tarraconense (CET), el organismo que reúne los obispos de las diez diócesis catalanas, emitió un comunicado, el pasado 14 de abril, donde afirmaba que el tribunal eclesiástico de Vic "ha decidido suspender de manera preventiva del ejercicio público del ministerio, pero no del ejercicio privado, los clérigos investigados". Pero esto no es exacto: mientras los responsables de las diócesis de Barcelona y Vic han apartado, de manera fulminante, los curas vinculados al SPD, los arzobispos de Urgell, Joan-Enric Vives, y de Tarragona, Jaume Pujol –que acaba de ser relevado del cargo– y el obispo de Lleida, Salvador Giménez, han optado por hacer la avestruz y no darse por aludidos.

LEE EL ARTÍCULO COMPLETO EN LA EDICIÓN EN PAPEL DE EL TRIANGLE DE ESTA SEMANA

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides