El empresario que ha contratado a David Madí, bajo la lupa de la Fiscalía y de la UDEF

David Madí, con Artur Mas

David Madí, el cerebro en la sombra del proceso independentista, ha sido fichado por el empresario valenciano Eugenio Calabuig (Aguas de Valencia SA/Global Omnium) para impulsar la expansión de su filial Aguas de Cataluña SA, de la cual ha sido nombrado presidente ejecutivo. Quien fue la mano derecha del ex presidente Artur Mas conserva todavía muchos resortes de poder y de influencia en la antigua CDC y ahora los pone al servicio de Eugenio Calabuig –un empresario muy próximo al PP valenciano– para hacer crecer en Cataluña la facturación de su grupo, especializado en la gestión integral del ciclo del agua.

Pero David Madí –después de haber sido despedido de Endesa, Telefónica, Applus + y Deloitte por su implicación directa en el proyecto secesionista– ha empezado su nueva aventura empresarial con mal pie. La Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF) de la policía, actuando a las órdenes del juzgado n. 4 de Sagunto (Valencia) practicó, la semana pasada, varias detenciones y registros en relación con un presunto fraude de 24 millones de euros en la empresa que explota el suministro y distribución de agua en la zona de Sagunto.

¿DÓNDE ESTÁN LOS 24 MILLONES DE EUROS?

El año 2009 el consistorio de esta ciudad valenciana, presidido entonces por el alcalde Alfredo Castelló (PP), aprobó la constitución de una sociedad mixta para la gestión del agua domiciliaria, formada por el Ayuntamiento (51%) y Aguas de Valencia SA, del empresario Eugenio Calabuig (49%). Según el acuerdo firmado, la empresa mixta Aguas de Sagunto SA tenía previsto generar unos beneficios de 24 millones de euros durante la vigencia del contrato que ingresarían en las arcas municipales.

Pero un informe del Tribunal de Cuentas detectó que estos 24 millones de euros se habían esfumado. Y no solo esto: Aguas de Sagunto SA había hecho un préstamo de 12,5 millones de euros a su socio privado, Aguas de Valencia SA. Estas graves irregularidades fueron comunicadas a la Fiscalía, que abrió una investigación y un procedimiento judicial que actualmente está instruyendo el juzgado n. 4 de Sagunto.

El año 2016 la UDEF ya hizo una primera ronda de detenciones y de registros –incluyendo las oficinas centrales de Aguas de Valencia SA– en relación con este presunto fraude. La semana pasada, la UDEF practicó siete detenciones más, entre las cuales hay algunos concejales y ex concejales del Ayuntamiento de Sagunto. La jueza instructora atribuye a los implicados en este sumario, que ha sido bautizado con el nombre de operación Flotador, los delitos de prevaricación administrativa, falsedad documental y malversación de caudales públicos. Entre los imputados también está Francisco Zorrila, ex director general de Aguas de Valencia SA.

CUATRO AÑOS DE CÁRCEL

Eugenio Calabuig, el propietario de Aguas de Valencia SA/Global Omnium y de Aguas de Cataluña SA –la empresa en la cual ahora trabaja David Madí– , está en el punto de mira de la justicia. El juzgado n. 1 de la Audiencia Nacional lo mantiene como imputado –junto con sus hermanos– por el expolio perpetrado al Banco de Valencia y a Bancaja. Está acusado de haber provocado un agujero de más de 30 millones de euros en estas entidades financieras –que acabaron quebrando– con la venta sobrevalorada de sus acciones en el proyecto inmobiliario Costa Bellver, en plena tormenta por el estallido de la burbuja especulativa.

En esta operación contó con la plena complicidad del ex consejero delegado del Banco de Valencia, Domingo Parra, y del ex director general de Bancaja, Aurelio Izquierdo, que también están imputados. La Fiscalía Anticorrupción pide cuatro años de prisión para Eugenio Calabuig.

PAGOS A IÑAKI URDANGARIN

El nombre del propietario de Aguas de Valencia SA/Global Omnium también aparece en el sumario del caso Noos, que ha acabado con Iñaki Urdangarin, el cuñado del rey Felipe VI, en la prisión. Eugenio Calabuig contrató los servicios del marido de Cristina de Borbón para que le buscara oportunidades internacionales de negocio, ninguno de las cuales prosperó.

El nuevo jefe de David Madí mantiene, además, una dura pugna con uno de sus hermanos, Enrique, por la distribución accionarial del grupo y no ha dudado en despedirlo de la empresa filial en la cual trabajaba.

EL NEGOCIO DE LA ACM

En su nueva función como presidente ejecutivo de Aguas de Cataluña SA, David Madí ha procedido a fichar como consejero delegado y director general de la compañía a Marc Pifarré, hasta hace poco secretario general de la Asociación Catalana de Municipios (ACM). Esta entidad, que preside el alcalde de Sallent, David Saldoni, cuenta con 932 municipios de la órbita ‘indepe’ asociados, además de todos los consejos comarcales de Cataluña y las cuatro diputaciones.

En los últimos años, y bajo el impulso de Marc Pifarré, la ACM ha puesto en marcha una potente plataforma de compras que pone a disposición de las instituciones locales. Esta central de compras abarca un amplio abanico de productos y servicios (automóviles, informática, material de oficina, maquinaria, seguros, gas, electricidad…).

LA SOMBRA DE CARLES PUIGDEMONT

En principio, la compra mayorista que hace la ACM permite ofrecer buenos precios a los ayuntamientos, pero esto entra en flagrante contradicción con el principio de la libre concurrencia y de transparencia en el gasto público. ¿Qué tratos tiene la ACM con las empresas que promociona en su catálogo de ofertas a los asociados?

Marc Pifarré, que conoce muy bien cómo funciona esta central de compras, a buen seguro que incorporará la empresa que lo ha fichado, Aguas de Cataluña SA, para expandir su negocio. Su cargo como secretario general de la ACM lo ha asumido Albert Batalla, el alcalde de la Seu d'Urgell, persona muy próxima a Carles Puigdemont.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides