¿Quién tenía ‘antecedentes penales’?

Perra Sota

La perra que murió por un disparo de un agente de la Guardia Urbana de Barcelona el pasado 18 de diciembre, Sota. El animal ya había mordido otra persona y había protagonizado un tercer incidente.

Los Mossos recibieron la declaración de una persona que denunció que, después de dar unas monedas al sin techo, esta persona "lo echó al suelo", golpeándolo. El informe médico aportado por el denunciante detalla que "el perro que iba con él (Sota) le mordió en el dedo".

En el último incidente, cuando el agente disparó a la perra, el atestado de la Guardia Urbana determina que antes de que esto pasara, el animal ya lo había mordido por encima del codo, provocándole "erosiones" y destrozos en el uniforme. Además, el atestado indica que el amo de la perra incitó el animal a atacar al agente.

Por otro lado, antes de estos incidentes, precisamente al intentar obtener la documentación para regularizar la situación del perro, en la sede del consejo de distrito de Sants-Montjuic, esta misma persona, junto con el animal, se vio involucrada en un tercer incidente en que los dos se comportaron de manera agresiva. Después de haber discutido con un funcionario porque no pudo presentar los certificados necesarios, como por ejemplo el de vacunación, un agente tuvo que intervenir y, según estas fuentes, "le echó la perra encima", a pesar de que sin que llegara a morder.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides