Más de 7.000 niños catalanes tienen un expediente por maltrato infantil

Barcelona acoge el XIV Congreso Internacional Infancia Maltratada del 22 al 24 de noviembre
Maltrato infantil

La Federación de Asociaciones para la Prevención del Maltrato Infantil en Cataluña (FAPMI) afirma que existen más de 7.000 niños y niñas que tienen un expediente de tutela o de desamparo con medida cautelar abierto en la Dirección general de Atención a la Infancia y la Adolescencia en Cataluña (DGAIA), en los cuales el motivo de apertura del expediente ha estado por maltrato infantil. Con este panorama, desde el jueves 22 al sábado 24 de noviembre, se celebra en Barcelona el XIV Congreso Internacional Infancia Maltratada, con el lema: "No hablar, no ver, no escuchar. Demos visibilidad al maltrato infantil".

Según la FAPMI, más del 90% del maltrato, de la negligencia y, sobre todo, del abuso sexual es intrafamiliar y lo hace una persona conocida. El maltrato, la negligencia y el abuso sexual se dan en todos los ámbitos de la sociedad. El programa FAPMI-ECPAT (End Child Prostitution, Child Pornography and Taffiking of Children for Sexual Purposes – Acabar con la Prostitución Infantil, la Pornografía Infantil y la Trata de niños con finalidades Sexuales), está ligado a las Naciones Unidas y tiene por finalidad la protección de niños, niñas y adolescentes de la prostitución, la pornografía y la trata.

En Barcelona, ciudad de congresos no sólo existe el negocio de la prostitución, también hay prostitución de menores; y no solamente de niñas, también de niños y a veces el problema de la prostitución de niños está bastante más oculta que la prostitución de niñas. Los datos globales hasta el primer trimestre de 2018 comparadas con las series precedentes, apuntan que cada vez hay más maltrato infantil. Así, se evidencia una tendencia ascendente en cuanto al número de niños y niñas y adolescentes con medida protectora por desprotección infantil. Por sexo, la proporción de niños y niñas es prácticamente igual y se mantiene estable en toda la serie.

En cuanto a la prevalencia del maltrato infantil, hay un aumento de número de maltratos en Cataluña, pues se observa un aumento del número de niños y niñas con un expediente de riesgo grave abierto en el sistema de protección. Si bien, la incidencia, menos estable, también demuestra un aumento del número de casos nuevos que tienen expediente de riesgo abierto.

Se han diagnosticado diferentes tipos de maltrato infantil en Cataluña. Si comparamos las medias entre los años 2016 y 2018, obtenemos que la prevalencia en cuanto a la tipología de maltrato destaca que el tipo más grande de maltrato infantil en Cataluña es el abuso sexual, concretamente con un 31%. Seguido es el maltrato prenatal con un 16%. Las negligencias y abandono ocupan el tercer lugar con un 9% igual que el maltrato psicológico y emocional. La distribución según la edad para el primer trimestre de 2018 indica que son los niños y niñas catalanes con edades comprendidas entre los 12 y los 14 años los más afectados por las situaciones de maltrato infantil.

La FAPMI denuncia que el principal problema para tratar y solucionar el maltrato infantil es la invisibilidad. Esta organización considera que no se enfoca el problema de una manera resolutiva y científica. Para detectar y prevenir el maltrato, la negligencia y el abuso sexual infantil es muy importante que la población esté informada, no solamente por la universidad, sino también por las asociaciones de barrio o por las asociaciones de padres.

Según la FAPMI, también hay que informar a los niños dentro de su etapa evolutiva y darles ideas de cómo protegerse ante situaciones de agresión que no les gustan por parte de adultos. Pueden no poder acudir al padre, porque a veces él es el agresor, ni a la madre, porque a veces puede defender al agresor, pero sí al adulto a quien tenga confianza porque le pueda ayudar. Y una vez detectado el caso, realmente los protocolos funcionan.

La FAPMI considera que es importante que los profesionales que trabajan directamente con niños, niñas y adolescentes, sobre todo los de primera línea, que serían los sanitarios y los de educación, tengan claro qué es un maltrato, una negligencia y un abuso sexual infantil. El profesional, cuando un niño o una niña tiene un cambio brusco de conducta o de emoción, tiene que pararse a pensar qué es el que ha ocurrido, es decir, por qué este niño o esta niña de repente deja de aprender, empieza a tener conductas disruptives o a quedarse cerrado en si mismo o, si antes iba bien a la escuela, por qué de repente empieza a hacer absentismo o empieza a tener dolores inespecíficos. Estos dolores no necesariamente tienen que ser producidos por una situación de maltrato o abuso, pueden llegar por muchos motivos, pero una de las cuestiones que yo siempre he recomendado es saber dar un espacio de confianza a estos niños y niñas porque puedan hablar.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides