¿Qué nueva ‘guerra’ ha empezado en Cataluña?

Atacs amb pintura

Después del conflicto de los lazos amarillos (entre quienes los ponen y quienes los quitan) y de la polémica por los cementerios organizados por los independentistas con cruces amarillas en las playas este verano, ahora llega otro episodio de guerra en Cataluña: el de los botes de pintura.

Todo empezó la semana pasada con una acción de Arran, grupo vinculado a la CUP, en el domicilio familiar del magistrado Pablo Llarena, en Sant Cugat del Vallès, donde embadurnaron con pintura amarilla la puerta de entrada. En las últimas horas, esta guerra de pintura se ha vuelto contra los independentistas y grupos organizados de españolistas se han dedicado a ensuciar numerosas fachadas y puertas de partidos y entidades secesionistas.

Según un tuit del fotoperiodista Jordi Borràs, han sido impactadas con pintura las sedes de Òmnium, ERC, la CUP, la ANC y de entidades independentistas en varias ciudades catalanas  (L’Hospitalet, Terrassa, Manresa, Gavà, Mataró…). A través de las redes sociales han proliferado los mensajes de condena de estas gamberradas protagonizadas por españolistas radicales y otros que, en cambio, se muestran partidarios, invocando la justicia bíblica del ojo por el ojo.

Los independentistas critican que TV3 no se haya hecho eco de estas agresiones y que Pilar Rahola –que condenó con firmeza la acción de Arran en la puerta del domicilio de Pablo Llarena- no haya dicho ni mu sobre esta cadena planificada de ataques a golpe de botes de pintura. Ahora queda el trabajo ingrato de limpiar las pintadas.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides