Rosell desmonta la acusación

El supuesto informe del Senado del Brasil donde se afirmaba que hubo irregularidades en la gestión de la CFB ha resultado ser un documento manipulado
Título de la imagen
Título de la imagen

La estrategia de Sandro Rosell para salir de la prisión antes de cumplirse el año de su encarcelamiento y reclusión preventiva en el centro penitenciario de Soto de Real pasa por una especie de ultimátum a la jueza instructora del caso, Carmen Lamela, ante la cual ha podido demostrar que varios de los fundamentos acusatorios contra él están basados en pruebas documentales falsas y en errores en relación a las presuntas acusaciones de delito fiscal, corrupción entre particulares y pertenencia a banda criminal.

Hace una semana entró a la Audiencia Nacional un escrito con este argumentario, sólido y contrastado, mediante el cual se espera poner fin no sólo a la injustificada y arbitraria prisión provisional sino incluso a la propia instrucción si la jueza es capaz, por una vez en casi doce meses, de prestar atención a la documentación y alegaciones presentadas por la defensa en nombre del ex-presidente del FC Barcelona.

La principal novedad rae en un informe elaborado en su día por el ex-futbolista del Barça Romário, desde hace unos años senador en el Brasil, que en 2015 estuvo al frente de una comisión de investigación sobre las sospechas de corrupción en el seno de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF). A pesar de su manifiesta posición contraria a los responsables de la CBF, los análisis realizados a fondo de toda la documentación del órgano responsable del fútbol en el Brasil, las testificacions y las contrapruebas realizadas, bien es verdad que Romario no consiguió convencer ni a la misma comisión, integrada por 17 senadores, de los cuales 15 votaron a favor de cerrar la investigación concluyendo que no se habían encontrado irregularidades. Sólo el ex-goleador del Barça y otro senador votaron en contra.

El caso, pero, es que Romário se encargó de darle la vuelta al informe final, elaborar uno de diferente y completamente falso que puso en circulación empleando las vías de comunicación y de difusión oficiales del Senado, y también el sello de la institución.

Lo divulgó a diferentes órganos internacionales que dieron por buena esta versión no autorizada e ilegal, precisamente la misma que aterrizó en la Audiencia Nacional oportunamente y a tiempo de enviar a la Guardia Civil al domicilio de Rosell ahora hace un año para un minucioso registro y una premeditada actuación judicial, tan mediática como artificiosa.

Entre las nuevas pruebas de su inocencia figura incluso una traducción del portugués en la cual se omite, por ejemplo, que este documento no es sino una opinión de Romário y en ningún caso el resultado oficial de la investigación sometida al criterio del Senado. Para más vergüenza de la Audiencia Nacional, el delantero convertido en político fue expedientado por el comité de ética del Senado brasileño cuando se supo que circulaba este documento como si fuera la conclusión de la comisión. Fuentes de la defensa de Rosell se reservan el derecho de querellarse contra Romário, que además fue llamado a declarar en la causa ante la jueza Carmen Lamela hace un par de meses y ratificó su «sensación personal» que había corrupción en la CBF, a pesar de no aportar ni una sola prueba.

Desacreditado uno de los pilares de la acusación, además se han aportado dos documentos igualmente destacables que desmontan el relato criminal expuesto en sus actuaciones por Lamela, según el cual Sandro Rosell engañó la CBF con la venta de derechos de televisión de partidos amistosos y también a la agencia compradora para cobrar comisiones, por encima del contrato y a repartir con Ricardo Teixeira, entonces presidente de la CBF en los años 2008 y 2009. Una CBF que, contra la afirmación de la juez, es una entidad privada y no pública, de forma que se desmontan también otras presuntos delitos construidos por la instructora sobre otra farsa.

La CBF ha emitido un certificado en el cual no se siente como parte perjudicada, sino que, al contrario, dice que se ha beneficiado más de lo previsto inicialmente pagando las comisiones legales estipuladas en el contrato con la empresa de Rosell. Igualmente, la agencia compradora y organizadora de los partidos, ISE, de Arabia Saudí, también ha aportado un escrito de satisfacción por la intermediación de Rosell y los certificados de pago según el acuerdo.

LEE EL REPORTAJE COMPLETO EN LA EDICIÓN EN PAPEL DE EL TRIANGLE DE ESTA SEMANA

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides