El Parlament más muerto que nunca

Título de la imagen
Título de la imagen

El Parlamento de Cataluña tendría que ser la cámara donde los catalanes se fueran dotando de leyes, normas, debates y resoluciones que ayudaran a ir mejorando la vida de los ciudadanos y la sociedad en la que viven. Últimamente, pero, el Parlament es un desierto de actividad política. Y solo toma forma en los llamados ‘días históricos’. Y es que entre las semanas de vacaciones de verano, los plenos especiales para las leyes del referéndum y transitoriedad, la suspensión de la actividad parlamentaria durante la pretensa campaña para el 1-O, las sesiones para declarar y suspender hipotéticas independencias, y la ausencia de comisiones sectoriales, la cámara está más muerta que nunca.

Se llena de periodistas e invitados hasta reventar, pero solo en los días puntuales. El resto de jornadas, los pasillos parecen un desierto, sin diputados ni prensa, y las salas restan cerradas sin actividad. Y mientras, la vida de los catalanes va pasando sin que el Parlament se preocupe para nada más que no sea el proceso, la independencia o la dependencia. Más allá de si la separación de España puede o no ayudar al progreso de Cataluña, los ciudadanos pasan día a día por otros muchos problemas y situaciones que requerirían de la actuación de sus legisladores. Y esto ni está pasando ni parece que pasará.

Lo que sí pasa en el Parlament es que se llena de prensa en los días polémicos. Hasta 1.000 periodistas se han acreditado, desbordando las salas y llenando las zonas para las unidades móviles de TV. 

(Visited 38 times, 1 visits today)
Facebook
Twitter
WhatsApp

avui destaquem

Deja un comentario