Independentistas y no independentistas hacen suyo el discurso de Trump

Los intereses de los departamentos de Defensa y de Estado norteamericanos entran en colisión con el 1-O
trump
trump

El presidente de los EE.UU., Donald Trump, se encuentra en medio de una guerra de intereses entre el Departamento de Defensa y el Departamento de Estado norteamericanos, y como elemento mediático de este enfrentamiento hay la convocatoria del referéndum independentista en Cataluña del 1-O.

Trump, después de la entrevista de este martes con el presidente de España, Mariano Rajoy, ha declarado que «yo respeto un país unido (España), respeto a su presidente (Rajoy) y creo que los catalanes se quedarán en España», y ha añadido que «creo realmente que la gente de Cataluña seguirá en España», remachando que «sería una tontería no hacerlo; estamos hablando de seguir en un país verdaderamente grande, precioso e histórico».

Hasta aquí unas declaraciones de apoyo al gobierno de Rajoy, pero Trump también declaró que «creo que nadie sabe si se votará, el presidente (Rajoy) ha dicho que no se votará, pero creo que la gente se opondrá mucho a eso». Una declaración que los independentistas consideran que justifica las movilizaciones pro referéndum.

Estas declaraciones que se pueden coger por un lado o el otro en función de una lectura pro o contra el referéndum tienen también una amplificación, en los dos sentidos, en función de los intereses del Departamento de Defensa o de los del Departamento de Estado norteamericanos.

El secretario de Estado de Defensa de los Estados Unidos, James Mattis, trasladó este lunes a su homóloga española, María Dolores de Cospedal, durante su reunión a Williamsburg (Virginia) en el marco del XXII Foro España-Estados Unidos el apoyo del Gobierno de Donald Trump al Gobierno de España ante la respuesta que está dando a la situación política en Cataluña.

Fue la misma Cospedal, desde Washington, quien aseguró que Mattis le «trasladó una idea muy clara, y se lo agradecí, de apoyo al Gobierno español en la defensa del Estado de Derecho y de la legalidad que se está haciendo en Cataluña. Con esta claridad y con toda rotundidad, y se lo agradecí enormemente». La ministra de Defensa española destacó el valor de este apoyo porque proviene «de la democracia más importante del mundo».

Pero al poco de la entrevista de Trump con Rajoy, la portavoz del Departamento de Estado de los EE.UU., Heather Neuart, ha dicho que «entendemos que algunos en España quieran hacer un referéndum. Algunos otros países lo han hecho». Neuart ya hizo unas declaraciones hace unas semanas en las cuales aseguraba que el Gobierno de los EE.UU. trabajaría con «la entidad o gobierno que salga» del referéndum del 1-O.

Todo apunta, que esta disparidad de posiciones entre Defensa y diplomacia norteamericanas respondería a diferentes intereses entre estos departamentos. Mientras Defensa quiere socios incondicionales para llevar adelante militarmente los intereses geoestratègics de los EE.UU., el Departamento de Estado, encargado de la diplomacia norteamericana y en manos de Rex Tillerson (amigo del presidente ruso, Vladimir Putin), preferiría una Europa políticamente débil para poder seguir ejerciendo el papel de policía del mundo, un papel que desde la UE se ha puesto en cuestión cíclicamente.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides