Una ‘zona de guerra’ en El Vendrell

Las instalaciones abandonadas de la empresa Superave SA se han convertido en un peligro público
Título de la imagen
Título de la imagen

Una gran fábrica destrozada y abandonada, a tocar del barrio de La Muntanyeta de El Vendrell, se ha convertido en un peligroso foco de insalubridad y en una amenaza latente para los numerosos niños y jóvenes que viven en esta zona, que han hecho de las antiguas dependencias del matadero de pollos Superave SA una improvisada zona de recreo donde es muy fácil hacerse daño.

Vecinos del barrio de La Muntanyeta se han puesto en contacto con la redacción de EL TRIANGLE para denunciar la existencia de este enorme esqueleto al aire libre, que no está vallado ni tiene ningún tipo de vigilancia. Esto ha provocado que las antiguas naves y oficinas de la empresa hayan quedado totalmente vandalizadas por ladrones que se han llevado todos los objetos y materiales susceptibles de tener algún valor. Su aspecto es, actualmente, el de un paisaje bélico, como ha podido constatar in situ un redactor de este diario.

Según el testimonio de los vecinos, son varios los niños que ya se han hecho daño mientras jugaban en este laberinto de escombros. El último incidente, según relatan, pasó hace pocos días. Además, los restos de la antigua empresa Superave SA han sufrido dos incendios provocados, el último ahora hace un año. El mal estado de los techos y de las escaleras que restan en pie también es motivo de preocupación vecinal, puesto que fácilmente pueden provocar algún accidente muy grave a los niños y adolescentes que han hecho de este siniestro lugar su zona de diversión.

La empresa Superave SA –que durante muchos años fue proveedora de Gallina Blanca- presentó concurso de acreedores en 2012 y, desde hace cinco años, está bajo tutela judicial. Esta alarmante situación de abandono, que comporta un evidente peligro público, es especialmente chocante, puesto que la responsabilidad de cualquier accidente, leve o grave, recae, en última instancia, en el Juzgado mercantil n. 1 de Tarragona, que todavía no ha decidido –¡después de cinco años!- qué hará de esta antigua fábrica. Ya dicen que la justicia es lenta, pero en este caso, además de lenta, cae en una temeraria inhibición que perjudica gravemente la seguridad y la tranquilidad de los vecinos del barrio de La Muntanyeta.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

NOTÍCIES RELACIONADES

avui destaquem

Deja un comentario

Notícies més llegides